PARA VIVIR BIEN

"Pero los oligárquicos no dicen lo más importante: si los hombres han formado una comunidad y se han reunido por las riquezas, participan de la ciudad en la misma medida en que participan de la riqueza, de modo que el argumento de los oligárquicos parecería tener fuerza (pues no es justo que participe de las cien minas el que ha aportado una igual que el que ha dado el resto, ni de las minas primitivas ni de sus intereses). Pero los hombres no han formado una comunidad sólo para vivir, sino para vivir bien." Aristóteles, Política III 9

dilluns, 27 de febrer de 2017

PICABIA, LA "291" Y DADÁ

Picabia estaba en Nueva York desde 1913, cuando Stieglitz le dedicó una exposición exclusiva en su galería, y había estado viajando de un lado a otro hasta 1915, cuando en junio regresó a Nueva York con la misión de conseguir ayuda alimentaria para Francia, sumida en la guerra. Se instala en casa del pintor cubista Albert Gleize y su mujer, la poetisa Juliette Roche, pionera de la poesía visual o psicógrafo. Allí organiza su vida (alterando profundamente la de la pareja que le acoge), a base de fiestas combinadas con “una vorágine de insomnio y neurastenia” que se traduce en “trabajar a toda máquina en medio de una orgía creativa” aunque no necesariamente productiva. Junto a Duchamp frecuenta la Modern Gallery, donde se forjó la edición de la revista 291 (primer número en mayo de 1915), en la que Picabia inició su labor divulgativa de las ideas que en el Cabaret Voltaire de Zurich acabarían bajo la etiqueta de Dadá.
La revista 291, publicada desde marzo de 1915 hasta febrero de 1916, y llamada así por la galería de arte y fotografía que regentaba Alfred Stieglitz (1864-1946), en el número 291 de la Quinta Avenida de Nueva York, sede del conocido Photo-Secession Group, por entonces ya en vías de disolución. Los vínculos de esta galería con el dadaísmo iban a ser muy estrechos, por la apertura de Stieglitz hacia hacia todo tipo de innovación artística. De hecho, Stieglitz fue uno de los artistas americanos mejor dispuestos a abrir nuevos caminos expresivos, tanto en la pintura como en su especialidad, la fotografía. En 1902, él y otros fotógrafos insatisfechos con el status de la fotografía en el medio artístico, como Edward Steichen, fundaron el Photo-Secession, separándose del Camera Club de Nueva York. Su objetivo era dar a la fotografía un tono más cercano a las artes pictóricas, mediante técnicas manipulativas de los objetivos y las impresiones en papel que resultaban en acabados con efectos no fotográficos, es decir, parecidos al dibujo, el grabado y incluso el óleo. El trabajo del Photo-Secession Group se documentaba también en una revista tan radical como el grupo, la Camera Work, publicada por Stieglitz entre 1903 y 1917.

En 1905, para dar al grupo un espacio de divulgación de su trabajo, Stieglitz abre una galería, conocida primero como Little Gallery pero luego llamada familiarmente por el número de la Quinta Avenida donde estuvo situada, en 291. 291 acabó siendo el emblema del grupo, y Stieglitz se identificó de tal manera con éste que llegaba a firmar sus cartas personales con el “291”. En 1917 debió cerrar sus puertas, por motivos económicos, pero durante ese período de poco más de una década dio espacio y visibilidad a pintores europeos y americanos vinculados a estilos generalmente vistos con hostilidad por el público americano.


Retrato de Stieglitz para la portada del 291
núm. 5-6 (julio-agosto de 1915)
Picabia estrenó el número 2 de la 291 (abril de 1915), cubriendo la portada, y siguió en el número 4 y el 5-6 (y sucesivos) con sus aportaciones maquinistas, íntegramente modeladas sobre piezas de máquinas. Pretendía usar formas puramente modernas, es decir, máquinas. Dejó su impronta en la revista hasta el último número de la misma, en febrero de 1916. Durante este período, Picabia pasó del cubismo al orfismo, y de éste al dadaísmo, cuando comienza a pintar con tonos satíricos y arreglos mecánicos (por ejemplo en su ilustración para la 291 titulada Muchacha americana desnuda, o las pinturas Prostitución universal, de 1916-19, y Procesión amorosa, de 1917). De esta evolución deja su huella en su paso por la 291.

"Cántaro", "Muchacha americana desnuda" y retrato de Marius de Zayas, 291 (núm. 5-6, julio-agosto de 1915)

FUENTE: 
Jed Rasula, Dadá. El cambio radical del siglo XX. Barcelona, Anagrama, 2016.

diumenge, 26 de febrer de 2017

TRES FAMILIAS ÉTICAS

Teorías consecuencialistas

En este grupo de teorías, el criterio para valorar una acción moral es si su resultado va a ser bueno, beneficioso para el agente o para los demás. Problema: cómo definir bueno o beneficioso.

  • Egoísmo: si el beneficio se considera en relación con el agente de la acción moral. Esta teoría supone que las normas y los principios morales que las inspiran sólo son válidas si, al ponerse en práctica, obtenemos un beneficio personal (poder, felicidad, satisfacción, etc.). Hobbes sería el autor paradigmático de esta teoría, pero no el único ni el pionero.
  • Utilitarismo: si el beneficio de la acción se considera en relación con los demás. El gran problema es cómo definir ese beneficio ajeno. Los utilitaristas (Bentham, Mill, Stuart Mill, los pragmatistas, etc.) insisten en la búsqueda de la felicidad de la mayor cantidad de personas, cosa que les lleva a suponer que pueden cuantificar este concepto de alguna manera (riqueza, bienes, bienestar, etc.). Evidente aplicación política: una acción es buena si beneficia a una cantidad de personas mayor y sólo perjudica a una minoría, lo que nos permite tener un criterio racional para tomar decisiones. En base a esta racionalidad, el utilitarismo pretende ser universalista.

Teorías de los principios o deberes

Para estas teorías, el deber impulsa a la acción, y es más importante que las consecuencias de la misma porque en el deber está la raíz de la conducta moral, que se manifiesta en la voluntad de actuar bien al margen de las consecuencias de la acción.
En cierto sentido, el deber equivale a la voz de la razón en la vida práctica, pues es la razón quien dicta lo que tenemos que hacer, imperativamente, es decir, de forma tajante. En este sentido hay que distinguir los imperativos hipotéticos (qué he de hacer si... consecuencias) de los imperativos categóricos (he de hacer... porque es un deber moral).
El mejor ejemplo de esta teoría de los deberes es la filosofía moral de Kant, basada en el criterio formal del imperativo categórico (el deber por el deber):
“Actúa sólo según la máxima o norma que, a la vez, puedas desear que se convierta en universal.”
Este criterio es formal, sirve como criterio general de conducta para afrontar todos los problemas éticos que se nos presenten, y generar una norma para cada uno de ellos. Kant no proporciona una norma para cada caso, sino un criterio para todos los casos. Por eso su propuesta se llama formalismo moral.
La teoría kantiana no está exenta de inconvenientes, principalmente que no concede margen para las emociones en la vida moral, sino que es un formalismo frío.

Teorías éticas de la virtud

Estas teorías consideran que la buena vida y sus virtudes son definidas en el contexto del grupo social en un determinado momento histórico, aunque no como una opción personal fruto de la reflexión. Es una especie de culturalismo ético. El ser humano se define por la pertenencia al grupo, y en esa pertenencia halla respuesta a todos sus interrogantes.
Para estas teorías, no es necesario ir más allá del grupo, ni cuestionarse los fundamentos de la conducta colectiva. Al contrario, se trata de admitir los prejuicios como un fondo de sabiduría cultural que no precisa de reflexión crítica.
Problemas: si en mi comunidad se considera como adecuado apartar a los negros del resto de la mayoría, blancos, entonces cada individuo acabará asumiendo esta conducta como virtuosa. Pero no se trata de una maniobra de acomodación, como ocurría entre los escépticos: los miembros de una comunidad no se plantean los fundamentos de esa norma, sino que crecen con ella, la han integrado en su forma de entender el mundo, y la desarrollan a lo largo de su vida sin cuestionarla. En suma, estas teorías representan la negación misma de la filosofía moral, de la filosofía misma.


TEORÍAS ÉTICAS

Una teoría ética es un conjunto sistemático de ideas racionales que desarrollan conceptos morales (bien, deber, bondad, etc.), con la intención de responder a preguntas tales como “¿de qué manera hemos de vivir para tener una buena vida, una vida con valor ético?”

Las teorías éticas se clasifican en dos grandes grupos:

  • Metaéticas: se ocupan de conceptos en sentido puro, ideal, para definir la palabra bien, si los juicios morales son verdaderos, si son equiparables a los juicios naturales, etc. 
  • Normativas: se ocupan de la vida moral y analizan las normas, las conductas y los principios que las pretenden fundamentar. Son éstas las teorías éticas propiamente dichas.
o       Imperativas (se preguntan qué hemos de hacer):
§ Consecuencialistas (se fijan en el resultado de las acciones). No tienen presentes los principios o deberes, sino que las consecuencias de las acciones sean buenas o deseables.
§  Principios o deberes (deontología, parten de principios morales válidos con independencia de las consecuencias de la acción). Hacen referencia directa a normas de carácter general, expresadas material (normas explícitas) o formalmente (criterios morales).


o   De la virtud (se preguntan qué clase de persona hemos de ser). La moral se manifiesta en las virtudes personales, disposiciones y orientaciones naturales de la voluntad hacia el bien. Interiorización de principios morales bajo modelos tradicionales, modelos de vida basados en una concepción orgánica de la sociedad, el grupo, el clan, etc.

FRANCIS PICABIA, WALTER BENJAMIN Y DADÁ


Francis Picabia (1879-1953) era hijo de un diplomático cubano y madre francesa. Como en el caso de Duchamp, estamos ante una personalidad artística polifacética: pintura, ilustración, diseño, edición y escritura son las diversas actividades en que Picabia se desenvuelve con inventiva y capacidad de adaptación, sentido de lo absurdo, capaz de desconcertantes cambios de estilo, desde el cubismo hasta el surrealismo, pasando por el dadaísmo.

Prostitución universal (1916-17)
Francis Picabia se convirtió en el mensajero del movimiento: se mueve entre Zurich, París y Nueva York, poniendo en contacto a los diversos grupos proto-Dada de estas ciudades. Situado en Nueva York desde 1915, Picabia pasa del cubismo al orfismo, y de éste al dadaísmo, hacia 1916, cuando comienza a pintar con tonos satíricos y arreglos mecánicos (por ejemplo en su Prostitución universal o en la Procesión amorosa, de 1917. 
Procesión amorosa (1917-18)
Finalmente Picabia regresa a Europa en 1917, antes que Duchamp, y en sus estancias en París, Barcelona y Zurich comienza a tejer los hilos que unirán a los diversos grupos de intelectuales y artistas sensibles a las ideas dadaístas. Especialmente en Zurich, donde mantiene el contacto con Jean Arp y Tzara. Rasula cuenta una anécdota interesante: Arp y Tzara visitan a Picabia en su hotel, y le sorprenden mientras está desmontando un reloj y extiende sus pequeñas ruedecillas y otras piezas sobre un papel. Decía Arp que Picabia “creaba máquinas antimecánicas” y producía “una flora rebosante de esas máquinas inservibles”, que luego usaba para componer ilustraciones tales como la portada del número 4-5 de la revista Dada (mayo de 1919). 



Hija sin madre (1916)
De nuevo aparece el vínculo con Benjamin, antes mencionado a propósito del ready-made art de Duchamp. De hecho, la relación de Benjamin con el dadaísmo es más estrecha de lo que podría pensarse. “El dadaísmo ocupa un lugar central en su célebre ensayo La obra de arte en la época de su reproductibilidad técnica (1936), donde sirve de modelo de los efectos de choque de los medios modernos en general”, señala Rasula. 
"Hija nacida sin madre" (1915)


Angelus novus, de Paul Klee (1920)
Es más, Benjamin estuvo directamente interesado en el arte dadaista: en 1919 estuvo interesado en adquirir el cuadro de Picabia Hija nacida sin madre (una de las versiones posteriores al original, publicado en el núm. 4 de la revista 291, en junio de 1915), pero no pudo y en su lugar compró el famoso Angelus novus de Klee, en 1921, que le sirvió de inspiración para su reflexión sobre el progreso en las Tesis sobre la filosofía de la historia (1940). Cabe decir que el cuadro de Picabia también puede conducir a una advertencia frente a la progresiva tecnificación de la vida, similar a la que el Angelus sugiere a Benjamin. Tanto Benjamin como Dadá ven el futuro como resultado de la tormenta catastrófica que impulsa desde el pasado, eso que llamamos progreso. Rasula sugiere que la conexión entre Benjamin y el dadaísmo está además en la idea de que “no hay documento de la civilización que no sea a la vez documento de la barbarie”, expresada por Benjamin en... y asumida por los dadaístas alemanes. De manera que la burla implícita en la Mona Lisa de Duchamp ha de entenderse en el sentido que detrás de su sonrisa puede hallarse el horror.

FUENTE: 
Jed Rasula, Dadá. El cambio radical del siglo XX. Barcelona, Anagrama, 2016.

dissabte, 25 de febrer de 2017

MARCEL DUCHAMP, PIONERO DE DADÁ

Uno de los precursores y líder del movimiento dadaísta fue el francés Marcel Duchamp (1887-1968). Duchamp llegó a los postulados dadaístas por su propia cuenta y fue luego, cuando Picabia llegó a Nueva York, hacia 1917, que encontró en Duchamp unas ideas muy cercanas a las del movimiento en Europa.
Marcel Duchamp era miembro de una familia vinculada al arte: su padre cultivó el grabado, y él y tres hermanos más (Gaston, más conocido como Jacques Villon; Raymond, que firmaba como Duchamp-Villon; y Suzanne) se dedicaron a la pintura. En 1904 e instaló en París, con la ayuda de sus dos hermanos mayores, que le proporcionaron los primeros contactos. Hace retratos y dibuja para revistas de cómics. En estos primeros años parisinos experimenta con los diversos estilos en boga: postimpresionismo, fauvismo, cubismo, etc., pero le cuesta mantenerse firme en alguno de ellos, y ni siquiera tiene una producción suficiente para adjudicarle uno. En realidad, esta actitud suya hacia la producción artística será constante en su carrera pictórica, llena de altibajos productivos y llena también de coqueteos con otras formas de expresión, como la fotografía, el cine y la escritura.
Desnudo nº 1
En 1911 conoció a Guillaume Apollinaire y Francis Picabia, el divulgador del dadaísmo por las diferentes ciudades que visitó a partir de 1916. Picabia fue pintor impresionista hasta 1909, pero buscaba nuevas vías expresivas, alternativas al cubismo. Duchamp y Picabia coincidían en que el cubismo estaba agotado, era demasiado sistemático, estático y aburrido. Duchamp estaba entonces en pleno desarrollo de sus famosos desnudos, en nº1 y el nº 2, que encajaban en lo que se llamó estilo no objetivo





Desnudo nº 2
Se trata de figuras con efecto de movimiento, aunque las siluetas no son reconocibles, ni siquiera como desnudos. Se trata de dos trabajos únicos hasta entonces. Duchamp presentó el Desnudo nº 2 al Salon des Indépendants, en 1912, pero fue rechazado a pesar de ser aceptadas propuestas ortodoxamente cubistas.


El gran cristal


A partir de este episodio Duchamp se traslada a América. En 1913, su Desnudo nº 2 fue expuesto en el Armory Show de Nueva York, generando un gran escándalo. También en este año comienza su gran obra El gran cristal, que durante años retoca para dejarla inacabada. Inicia también un nuevo modo de expresión, el llamado ready-made art o “arte ya hecho”. Por ejemplo, su Rueda de bicicleta es una simple rueda de bicicleta. En esta obra hay intenciones creativas pero también críticas, antecedente de lo que poco después manifestará el dadaísmo.

En 1914 estalla la I Guerra Mundial y Duchamp es declarado exento. Se traslada de nuevo a Nueva York, en 1915, y allí es muy bien recibido por la prensa. Es adoptado por Walter Arensberg, mecenas y coleccionista de arte que le cede un espacio en su propia casa donde Duchamp instala su taller, para retomar la ejecución de El gran cristal. Además, recibe numerosos encargos de galeristas cercanos a Arensberg, pero los rechaza, prefiere mantenerse a base de dar clases de francés y repartir sus obras entre sus amigos. Incuso en esto es un artista poco convencional. En estas condiciones trabaja hasta 1923. En realidad, apenas produce algunos artefactos ready-made, como su obra Fuente, a partir de un urinario. 
En 1917 la presentó a la exposición de la Sociedad de Artistas Independientes, que él mismo había cofundado, pero fue rechazada (la presentó bajo el pseudónimo de R. Mutt). Un paso más hacia el dadaísmo, precisamente coincidiendo con la presencia de Picabia en Nueva York, para difundir las ideas estéticas, o antiestéticas, del movimiento nacido en Zurich en una galería-bar, el Cabaret Voltaire, un año antes.

Picabia había comenzado su labor divulgativa a través de la revista 291, publicada desde marzo de 1915 y llamada así por la galería de arte y fotografía que regentó Alfred Stieglitz, en el número 291 de la Quinta Avenida de Nueva York, sede del conocido Photo-Secession Group, por entonces ya en disolución. Los vínculos de esta galería con el dadaísmo iban a ser muy estrechos, por la apertura de Stieglitz hacia las ideas que Picabia llevaba consigo. A partir de aquí, Duchamp colaborará con otros artistas seducidos por el dadaísmo, ayudando a Arensberg y H. R. Roche en la edición de dos revisas, The Blind Man y Rongwrong, ambas de efímera existencia. Más tarde, en 1921, colaborará con el pintor Man Ray en la publicación del único número del New York Dada. Todas estas revistas serán ecos de la original 291; inclusó habrá una más, la conocida como 391, editada por Picabia en Nueva York y alguno de sus números también en Barcelona, en febrero de 1917. Se puede decir que Dadá nació aquí, en manos de Duchamp, Picabia y Man Ray, aunque aún carecía de nombre este original e iconoclasta movimiento artístico.

La galería "291"
Portada del número 2 de 391, editada en Barcelona por Picabia, febrero de 1917 (justo hace 100 años)


En 1918 Duchamp vende su inacabado El gran cristal a Arensberg, y con la ganancia se instala en Buenos Aires durante unos meses. Regresa a París en 1919 y allí vuelve a verse con Picabia, que le pone en contacto directo con los dadaístas europeos. Duchamp sigue inspirado por el ready-made art: realiza una fotomontaje de la Mona Lisa de Leonardo, a la que le añade bigote y barba, signo de irreverencia y burla hacia el arte clásico, considerado parte de la infamia de una civilización que ha acabado produciendo los horrores de la guerra recién terminada. Tal es la esencia de Dadá.
A partir de 1923, Duchamp se interesa por el cine y la imagen en movimiento. En 1926 filma un corto, Anemic Cinema. Pero también dedica el tiempo a jugar al ajedrez, participa en algunos torneos internacionales e incluso escribe un tratado sobre el tema, en 1932. Esto forma parte también de su actitud hacia el arte como forma social, en la que no encaja. De hecho, evita todo contacto con los círculos artísticos, salvo con los surrealistas, donde se ubican sus antiguos amigos dadaístas. Por ejemplo, ayudará a Breton a organizar exhibiciones surrealistas entre 1938 y 1959.
Pero en 1939 estalla de nueva la guerra. Con la invasión nazi de Francia, Duchamp se ve obligado a escapar, llevando sus obras hasta Nueva York, donde hay más surrealistas franceses exiliados (Breton, Max Ernst, Yves Tanguy). En 1942 organizan una exposición surrealista en Nueva York. Es una época de cierta fama para Duchamp. En 1945, la revista View le dedica un número especial. No obstante, el artista vive medio retirado de los círculos artistas, hasta que en los años 60 es recuperado por los nuevos artistas, que le consideran un pionero del Pop Art. Se organizan numerosas retrospectivas de su obra, en América y Europa. Incluso se hacen réplicas de sus obras ready-made, en ediciones limitadas y con su permiso.


LOCKE I LES QUALITATS DELS COSSOS



dimecres, 22 de febrer de 2017

ONFRAY I LA LLIBERTAT


ÈTICA I MORAL

Definirem ètica com:

La ciència dels objectes morals, la reflexió crítica (filosòfica) sobre les diferents idees relatives a l'acció humana i els valors de la conducta.

Y definirem la moral com:

El conjunt de normes, costums i elements valoratius que hi ha en una determinada societat i temps, els valors de la nostra societat i les altres (component social), així com la conducta que segueix o no aquests costums, normes i valoracions (component individual).


L'ètica és una reflexió sobre la moralitat, un qüestionament dels fonaments de la moralitat, de caràcter individual:

L'ètica o filosofia moral és la investigació filosòfica de la moral i la moralitat. L'ètica investiga què són i com es fonamenten el bé, l'acció correcta i el deure moral, així com la responsabilitat i el mèrit morals. També s'ocupa del significat de les paraules morals i de qüestions pràctiques sobre la manera com hem de viure.

És la recerca de definicions generals al marge de les diferents formes d'entendre la moral. La moral marca el que està ben fet en una determinada societat i temps (costum), mentre que l'ètica analitza els fonaments d'aquesta determinació particular, és una reflexió crítica sobre les diferents idees relatives a l'acció humana i els valors vinculats a les accions. La moral és aquest conjunt de valors acceptats per una societat, a més de les conductes seguides pels seus membres. Teoria i pràctica.

La moral és un sistema de normes, principis i valors, d'acord amb el qual es regulen les relacions mútues entre els individus, o entre ells i la comunitat, de manera que aquestes normes, que tenen un caràcter històric i social, es respectin lliurement i conscientment, per una convicció íntima (Adolfo Sánchez Vázquez, Ètica, 1969).

Topem, aleshores, amb el tema dels valors. Què són els valors? Són aquelles coses que valorem o ens veiem inclinats a valorar perquè no ens deixen indiferents. Es tracta d'elements relatius al temps i a l'espai, a la cultura, a la societat, sotmesos a variacions i dinàmiques històriques. Cada temps té els seus valors, tot i que alguns d'aquests valors sembla ser que tenen un caire universal: llibertat, valentia, responsabilitat, etc.




dilluns, 20 de febrer de 2017

NAOMI KLEIN CONTRA TRUMP

El gabinete de amiguitos de Trump puede parecer fuerte, pero tiene miedo

Sin Permiso / The Nation


Retrocedamos con la cámara y hagamos un reconocimiento de lo que está sucediendo en Washington ahora mismo. La gente que ya posee una porción absolutamente obscena de la riqueza del planeta, y cuya parte crece cada vez más cada año que pasa —en el último recuento, ocho hombres poseían tanta riqueza como la mitad del mundo — está determinada a quedarse todavía con más. Las figuras clave que pueblan el gabinete de Donald Trump no sólo son megarricos, son individuos que hicieron su dinero a sabiendas de que se perjudicaba a las personas más vulnerables de este planeta y al planeta mismo. Parece ser una especie de requisito para el puesto de trabajo.

Tenemos al banquero basura Steve Mnuchin, elección de Trump para Secretario del Tesoro, cuya “máquina de ejecuciones hipotecarias” sin ley arrancó a decenas de miles de personas de sus hogares.

Y de las hipotecas basura a la comida basura, ahí encontramos al designado por Trump como Secrretario de Trabajo, Andrew Puzder. Como director ejecutivo de su imperio de comida rápida, no le bastaba pagar a sus trabajadores sueldos abusivos que no daban para vivir. Varias demandas judiciales acusan además a su empresa de robar salarios a los trabajadores al no pagarles trabajos y horas extraordinarias.

Y pasando de la comida basura a la ciencia basura, aquí está el escogido por Trump para Secretario de Estado, Rex Tillerson. Como ejecutivo primero, y director ejecutivo después, de Exxon, su empresa costeó y dio mayor volumen a la basura científica, y presionó ferozmente entre bastidores en contra de las acciones internaciones significativas contra el cambio climático. Y debido no poco a estos esfuerzos, el mundo perdió decenas de años, cuando deberíamos haber estado quitándonos de encima nuestra adicción a los combustibles fósiles, acelerando por el contrario la crisis del clima. Debido a estos nombramientos, un número incontable de personas está perdiendo ya su hogar a causa de tormentas y de los mares en ascenso, pierde ya la vida por las olas de calor y las sequías, y en última instancia serán millones los que verán desaparecer su tierra natal bajo las olas. Como de costumbre, la gente que primero y peor sufre las consecuencias es la gente más pobre, de piel negra y morena en una abrumadora mayoría.

Casas robadas. Salarios robados. Culturas y países robados. Todo inmoral. Todo extremadamente rentable.

Pero la reacción popular iba aumentando, que es precisamente la razón por la cual esta banda de directores ejecutivos —y los sectores de los que provienen — andaba con razón preocupada de que la fiesta estuviera a punto de acabarse. Tenían miedo. Banqueros como Mnuchin se acuerdan del derrumbe financiero de 2008 y la forma franca en que se habló de nacionalizar bancos. Fueron testigos del ascenso de Occupy y después de la resonancia que alcanzó el mensaje contra la banca de Bernie Sander durante la campaña.

Jefazos del sector servicios como Andrew Puzder están aterrados por el creciente poder de la “Lucha por los 15 dólares” [principal campaña por el aumento del salario mínimo] que ha ido consiguiendo victorias en ciudades y estados de todo el país. Y si hubiera ganado Bernie lo que fueron unas primarias sorprendentemente reñidas, la campaña bien podía haber tenido a su adalid en la Casa Blanca. Imaginemos lo espantoso que resulta esto para un sector que depende de modo tan esencial de la explotación en el lugar de trabajo para mantener bajos los precios y elevados los beneficios.

Y nadie tiene más razones que Tillerson para temer a movimientos sociales en ascenso. Debido al creciente poder del movimiento climático global, Exxon se ve sometida a ataques en todos los frentes. Los oleoductos que transportan su petróleo se ven bloqueados, no sólo en los Estados Unidos sino en todo el mundo. Las campañas de desinversión se extienden como el fuego, lo que provoca incertidumbre en los mercados. Y en el último año, los engaños diversos de Exxon acabaron siendo investigados por la SEC [Comisión de Bolsas de Valores de los EE.UU.] y múltiples fiscales generales de los estados. La amenaza que plantea a Exxon el que se actúe contra el cambio climático es existencial. Los objetivos de temperatura del acuerdo de París sobre el clima resultan totalmente incompatibles con quemar el carbono que empresas como Exxon tienen en sus reservas, fuente de su valoración mercantil. Esa es la razón por la que los mismos accionistas de Exxon han ido haciendo preguntas cada vez más incómodas acerca de si estaban a punto de quedarse con todo un montón de activos sin valor.

Este es el telón de fondo del ascenso de Trump al poder: que nuestros movimientos empezaban a ganar. No estoy diciendo que fueran suficientemente fuertes, que no lo eran. No estoy diciendo que estuviéramos suficientemente unidos, que no lo estábamos. Pero algo estaba muy decididamente moviéndose. Y en lugar de arriesgarse a la posibilidad de que hubiera un avance aun mayor, esta banda de boquillas de los combustibles fósiles, mercachifles de comida rápida y prestamistas depredadores se ha congregado para hacerse con el poder y proteger su mal adquirida riqueza.

Seamos claros: no se trata de una pacífica transición de poder. Se trata de una absorción empresarial. Los intereses que ya desde hace tanto llevan untando a los dos partidos principales para que cumplan sus órdenes han decidido que se han cansado del juego. Aparentemente, todo esto de tratar a los políticos a cuerpo de rey, toda esa lisonja y esos sobornos legalizados eran un insulto a su sensación de estar investidos de un derecho divino.

De modo que se están ahorrando al intermediario y hacen lo que todo mandamás cuando quiere que algo se haga bien: lo están haciendo ellos mismos. Exxon, de Secretario de Estado. Hardee’s [cadena de restaurant de comida rápida], de Secretario de Trabajo. General Dynamics, de Secretario de Defensa. Después de decenios de privatizar el Estado por piezas y a trocitos, se han decidido a ir a por el gobierno mismo. La frontera final del neoliberalismo. Por eso es por lo que Trump y los designados por él se ríen de las débiles objeciones que se ponen a los conflictos de interés: conflicto de interés es todo, esa es toda la cuestión.

Así pues, ¿qué hacemos con esto? En primer lugar, recordar siempre sus debilidades, aunque ejerzan un poder puro y duro. La razón por la que se ha caído la máscara y estamos siendo hoy testigos de un gobierno empresarial manifiesto no se debe a que estas empresas se sintieran todopoderosas: es que tenían pánico.

Además, la mayoría de los norteamericanos no votó a Trump. El 40% se quedó en casa y, de la gente que votó, hubo una clara mayoría a favor de Hillary Clinton. Ganó él dentro de un sistema muy amañado. E incluso dentro de ese sistema, tampoco ganó él. Perdieron Clinton y el estamento de poder del Partido Demócrata. Trump no ganó en medio de una abrumadora emoción y con grandes cifras. Ganó porque Hillary deprimió las cifras y por su falta de entusiasmo. El estamento de poder del Partido Demócrata no creyó que fuera importante hacer campaña sobre mejoras tangibles en la vida de la gente. No tenían prácticamente nada que ofrecerle a gente cuya vida se había visto desgarrada por los ataques del neoliberalismo. Creyeron que podían cabalgar sobre el miedo a Trump, y esto no funcionó.

Y esta es la buena noticia: todo esto vuelve a Donald Trump increíblemente vulnerable. Es este el tipo que llegó al poder contando las mentiras más impúdicas y descaradas, vendiéndose como un defensor del trabajador que por fin se alzaría frente al poder y la influencia empresariales en Washington. Una parte de sus bases sufre ya el arrepentimiento del comprador, y esa parte no va a hacer más que crecer.

¿Alguna otra cosa por lo que a nosotros respecta? Esta administración va a ir a por todas de una vez. Hay informes de un presupuesto de los de conmoción-y-espanto destinado a recortar 10 billones de dólares en diez años, pasándole la sierra mecánica a todo, lo que va de programas contra la violencia contra las mujeres a programas de arte, del apoyo a las energías renovables a la protección policial de comunidades. Está claro que piensan que nos arrollará esta estrategia de “blitzkrieg”. Pero pueden verse sorprendidos. Bien podría unirnos en una causa común. Y si sirve de indicativo el volumen de las manifestaciones de mujeres, hemos empezado con buen pie.

Levantar robustas coaliciones en un momento de política de capillitas supone un trabajo duro. Hay que afrontar historias dolorosas antes de llegar a progresar. Y la cultura de financiación de las fundaciones y de la cultura de la fama en el activismo tiende a enfrentar entre sí a la gente y los movimientos, en lugar de animar a la colaboración. Pero las dificultades no pueden dejar sitio a la desesperación. Por citar un dicho popular entre la izquierda francesa: “La hora pide optimismo; dejemos el pesimismo para tiempos mejores”. (“L’heure est à l’optimisme, laissons le pessimisme pour des temps meilleurs.”)

Personalmente, no puedo hacer mucho acopio de optimismo. Pero en este momento en el que todo está en juego, podemos y debemos encontrar nuestra más firme determinación.


Naomi Klein: autora, entre otros libros, de La doctrina del shock y No Logo.
Fuente: The Nation, 6 de febrero de 2017
Traducción: Lucas Antón
Fuente: http://www.sinpermiso.info/textos/el-gabinete-de-amiguitos-de-trump-puede-parecer-fuerte-pero-tiene-miedo

dissabte, 4 de febrer de 2017

COM TROBAR LES IDEES EN UN TEXT




LA DISSERTACIÓ FILOSÒFICA



PREGUNTES D'ÈTICA I POLÍTICA

PREGUNTES DELS ALUMNES DE 1r A



  • Per què el govern no s'interessa per la població? (Ona)
  • Existeix el sistema polític perfecte? (Júlia)
  • Seria possible un govern mundial? (Agustín)
  • Podria ser viable l'anarquisme? (Ona)
  • Té sentit dedicar el temps a treballar? (Ona)
  • Està en perill la democràcia? (Agustín)
  • Qui posa les regles de a conducta moral? (Nerea)
  • En quines circumstàncies sentim empatia? (Ona)
  • Quin són els criteris morals? (Nerea)
  • Perquè necessitem els diners? (Marc)
  • És possible una societat sense diners? (Agustín)
  • És legítima la desigualtat econòmica entre els humans? (Josep)



PREGUNTES DELS ALUMNES DE 1r E


  • Existeix la generositat en si? (Júlia)
  • És just que ens queixem d'un govern que hem votat? (Paulo)
  • Per què fem servir la mentida? Per què la fem servir? (David)
  • Quina és la clau de la convivència? (Nerea)
  • Acollirieu un refugiat a casa vostra? (Josep)
  • Quin és el sentit del que fem a nivell personal (Quim)
  • La ignorància és útil a la política? (Paula)
  • Realment vivim en una demmocràcia? (Míriam)
  • Com es fabriquen els estereotips? (Anna)
  • Per què Aristòtil classifica la democràcia com a pitjor forma de govern? (Maria)
  • Com a conseguim autoconvèncer-nos d'una idea? Per què ens autoenganyem? (Anna)
  • Per què odiem els que pensen diferent? (Bernat)
  • Hauria d'anar a votar? (David)
  • Per què tenim por a ser nosaltres mateixos? (Erik)
  • La casualitat, la sort i el destí són el mateix? (Bernat)
  • Hauria d'estar permesa l'eutanàsia? (Míriam)
  • Per què la gent és capaç de fer bullying? (Andrea)
  • Realment es fa justícia? (Míriam)
  • És correcte el matrimoni entre persones del mateix sexe? (Míriam)






Auto Cad Tutorials