PARA VIVIR BIEN

"Pero los oligárquicos no dicen lo más importante: si los hombres han formado una comunidad y se han reunido por las riquezas, participan de la ciudad en la misma medida en que participan de la riqueza, de modo que el argumento de los oligárquicos parecería tener fuerza (pues no es justo que participe de las cien minas el que ha aportado una igual que el que ha dado el resto, ni de las minas primitivas ni de sus intereses). Pero los hombres no han formado una comunidad sólo para vivir, sino para vivir bien." Aristóteles, Política III 9

dimarts, 22 de novembre de 2011

HEMEROTECA: artículo de Mariano Rajoy sobre la des-igualdad humana (1983)

Fuente: Faro de Vigo, 4 de marzo de 1983.

Artículo de Mariano Rajoy sobre la igualdad humana, publicado en 1983, cuando era parlamentario autonómico por Alianza Popular.



IGUALDAD HUMANA Y MODELOS DE SOCIEDAD

Uno de los tópicos más en boga en el momento actual en que el modelo socialista ha sido votado mayoritariamente en nuestra patria es el que predica la igualdad humana. En nombre de la igualdad humana se aprueban cualesquiera normas y sobre las más diversas materias: incompatibilidades, fijación de horarios rígidos, impuestos –cada vez mayores y más progresivos- igualdad de retribuciones…En ellas no se atiende a criterios de eficacia, responsabilidad, capacidad, conocimientos, méritos, iniciativa o habilidad: sólo importa la igualdad. La igualdad humana es el salvoconducto que todo lo permite hacer; es el fin al que se subordinan todos los medios.

Recientemente, Luis Moure Mariño ha publicado un excelente libro sobre la igualdad humana que paradójicamente lleva por título "La desigualdad humana". Y tal vez por ser un libro "desigual" y no sumarse al coro general, no ha tenido en lo que ahora llaman "medios intelectuales" el eco que merece. Creo que estamos ante uno de los libros más importantes que se han escrito en España en los últimos años. Constituye una prueba irrefutable de la falsedad de la afirmación de que todos los hombres son iguales, de las doctrinas basadas en la misma y por ende de las normas que son consecuencia de ellas.


Ya en épocas remotas –existen en este sentido textos del siglo VI antes de Jesucristo- se afirmaba como verdad indiscutible, que la estirpe determina al hombre, tanto en lo físico como en lo psíquico. Y estos conocimientos que el hombre tenía intuitivamente –era un hecho objetivo que los hijos de "buena estirpe", superaban a los demás- han sido confirmados más adelante por la ciencia: desde que Mendel formulara sus famosas "Leyes" nadie pone ya en tela de juicio que el hombre es esencialmente desigual, no sólo desde el momento del nacimiento sino desde el propio de la fecundación. Cuando en la fecundación se funde el espermatozoide masculino y el óvulo femenino, cada uno de ellos aporta al huevo fecundado –punto de arranque de un nuevo ser humano- sus veinticuatro cromosomas que posteriormente, cuando se producen las biparticiones celulares, se dividen en forma matemática de suerte que las células hijas reciben exactamente los mismos cromosomas que tenía la madre: por cada par de cromosomas contenido en las células del cuerpo, uno solo pasará a la célula generatriz, el paterno o el materno, de ahí el mayor o menor parecido del hijo al padre o a la madre. El hombre, después, en cierta manera nace predestinado para lo que habrá de ser. La desigualdad natural del hombre viene escrita en el código genético, en donde se halla la raíz de todas las desigualdades humanas: en él se nos han transmitido todas nuestras condiciones, desde las físicas: salud, color de los ojos, pelo, corpulencia…hasta las llamadas psíquicas, como la inteligencia, predisposición para el arte, el estudio o los negocios. Y buena prueba de esa desigualdad originaria es que salvo el supuesto excepcional de los gemelos univitelinos, nunca ha habido dos personas iguales, ni siquiera dos seres que tuviesen la misma figura o la misma voz.

Esta búsqueda de la desigualdad, tiene múltiples manifestaciones: en la afirmación de la propia personalidad, en la forma de vestir, en el ansia de ganar –es ciertamente revelador en este sentido la referencia que Moure Mariño al afán del hombre por vencer en una Olimpiada, por batir marcas, récord…-, en la lucha por el poder, en la disputa por la obtención de premios, honores, condecoraciones, títulos nobiliarios desprovistos de cualquier contrapartida económica…Todo ello constituye demostración matemática de que el hombre no se conforma con su realidad, de que aspira a más, de que busca un mayor bienestar y además un mejor bien ser, de que, en definitiva, lucha por desigualarse.


Por eso, todos los modelos, desde el comunismo radical hasta el socialismo atenuado, que predican la igualdad de riquezas –porque como con tanta razón apunta Moure Mariño, la de inteligencia, carácter o la física no se pueden "Decretar" y establecen para ello normas como las más arriba citadas, cuya filosofía última, aunque se les quiera dar otro revestimento, es la de la imposición de la igualdad, son radicalmente contrarios a la esencia misma del hombre, a su ser peculiar, a su afán de superación y progreso y por ello, aunque se llamen asimismos "modelos progresistas" constituyen un claro atentado al progreso, porque contrarían y suprimen el natural instinto del hombre a desigualarse, que es el que ha enriquecido al mundo y elevado el nivel de vida de los pueblos, que la imposición de esa igualdad relajaría a cotas mínimas al privar a los más hábiles, a los más capaces, a los más emprendedores…de esa iniciativa más provechosa para todos que la igualdad en la miseria, que es la única que hasta la fecha de hoy han logrado imponer.

Original en pdf aquí.

A continuación reproducimos el original en jpg (hemos hecho un poco de limpieza digital sobre el pdf que hemos encontrado en la red):

En este artículo, Rajoy comenta un libro que ha caído en sus manos, La desigualdad humana, de Luis Moure Mariño, en el que se refuta la afirmación de que todos los hombres son iguales. Rajoy considera la igualdad humana como un tópico aceptado porque se vincula al modelo socialista, de moda en esos años: en tanto que todos somos iguales, todo se somete a la igualdad. Añade que la estirpe determina al hombre, tanto en lo físico como en lo psíquico, y que eso se intuye como cierto desde al menos el siglo VI antes de Cristo. Que los hijos de la buena estirpe superan a los demás, y que esa desigualdad se transmite genéticamente, como una especie de predestinación basada en los genes, con lo cual la desigualdad se atribuye a causas internas que no pueden ni deben corregirse. La igualdad genética no se puede decretar, afirma, aunque sí se decreta la igualdad económica, de una manera contraria a la esencia del hombre.

Hay que decir que esta defensa del determinismo es muy antigua, no sé si puede remitirse al siglo VI a. C., pero está en la base de la ideología aristocrática más antigua: el poder y la riqueza se transmiten a través de la estirpe, de los lazos de sangre, en tanto que se hereda de padre a hijos. Oligarquía y monarquía basan su legitimidad en este tipo de transmisión, aunque en muchas ocasiones, de sobras probadas en la historia, los hijos salgan precozmente ceporros, como es el caso de los hijos de Pisístrato, a finales del siglo VI a. C., o de Carlos II de España y de Luix XVI de Francia.


También es antiguo el enfado que cogen los aristócratas cuando les quitan el poder, que creen merecidamente suyo, en los procesos revolucionarios que la historia nos ha dejado. Las democracias anulan la herencia e imponen la igualdad de los ciudadanos. Por esta razón se queja Calicles en el diálogo de Platón titulado Gorgias (en 483e-484a), de que los débiles se unen contra los fuertes y los reeducan en los valores de la igualdad, mediante encantamientos y hechizos (interprétese como ideología democrática), alterando el estado natural, que da predominio a los fuertes sobre los débiles.


Platón, que defendía este modelo aristocrático, aunque con otras intenciones que a Rajoy no le hubiera gustado conocer de primera mano, tuvo que sufrir la crítica de su propio discípulo, Aristóteles, que se opuso al ideal unificador e igualitarista de Platón. El régimen ideal de Platón era el comunismo, sí, con estas palabras: comunidad de bienes y personas, todos iguales, excepto los que mandan. Todo sometido a un sistema de castas, es decir, bajo el patrón de la sucesión biológica, aunque creo que Platón hubiera aceptado transferencias de una casta a otra, porque hacía depender el acceso al poder de factores más intelectuales que familiares.


A todo esto, Aristóteles responde algo semejante a lo que dice Rajoy en su escrito: si sometemos a la gente a este régimen igualitarista, nos cargamos todo lo que es esencial a la naturaleza humana y a la sociedad humana: la diversidad, la desigualdad. Claro, admite, la igualdad absoluta es tan injusta como la desigualdad absoluta, hay que tener en cuenta las diferencias, de manera que lo justo es relativo a los niveles de igualdad y diferencia entre las personas: hay que tratar con igualdad a los iguales y con desigualdad a los desiguales. Por esta razón es justo y bueno que las personas con discapacidad motora puedan acceder a un edificio mediante rampas y ascensores, diríamos hoy. Esto se escribe en el siglo IV a. C.


A estas alturas del siglo XXI, pero también en 1983, achacar al modelo socialdemócrata veleidades comunistas es una exageración, es propaganda pura. Ningún gobierno del PSOE ha tenido tendencias comunistas, de hecho ha costado verle llevar a cabo tímidas políticas socialdemócratas. Nadie, excepto algunos fanáticos del aristocratismo, interpreta que la igualdad a que se refieren los intelectuales progresistas acudiendo a conceptos ilustrados signifique igualar a todas las personas, sino igualar las oportunidades sociales e igualar el tratamiento que los ciudadanos reciben ante la ley; el concepto mismo de ciudadanía implica eso mismo, que todos los ciudadanos son iguales en derechos básicos a pesar de las desigualdades heredadas (algunas genéticas, otras económicas). Nadie dice que todos tenemos el mismo derecho a ser multimillonarios, pero sí a tener garantizados unos mínimos para evitar que la mala fortuna de haber nacido en un barrio marginado, en una familia sin recursos, con una minusvalía, no sea obstáculo para que podamos llegar a ser ciudadanos con todos los derechos, entre ellos a una educación que permita subir al ascensor y transformar nuestro destino, aparentemente determinado por nuestro origen familiar.


La estirpe no debe ser una carga de la cual sea imposible zafarse. Los que tienen la suerte de nacer de buena familia tienen, por lo menos, el deber de aprovechar esa ventaja inicial sin perjudicar a los que no la poseen. Y por eso hay ideas socialdemócratas: repartir oportunidades para que puedan tenerlas los que por herencia familiar estarían, de la mano de Rajoy, condenados a quedarse en el hoyo. Los políticos socialdemócratas pueden errar en los métodos, pueden llevar a un país al desastre económico, como ha ocurrido en los últimos años. Esto no es una defensa ni del PSOE ni de Zapatero. Es una defensa del sentido común y de la justicia social.


Los desvaríos genetistas de Rajoy son agua pasada, posiblemente hoy no habría escrito estas mismas palabras, y dudo que sea capaz de sostener estas ideas ni siquiera en privado, y espero que ni siquiera se las crea delante del espejo al despertar del sueño del poder. En realidad, el modelo neoliberal se refiere a que la buena estirpe, la plutocracia, no se transmite genéticamente sino por pura herencia económica: propiedades y bienes que aseguran mayores oportunidades a los que nacen con ese soporte familiar. Negar la posibilidad de corregir las desigualdades reclamando para el Estado unos impuestos sobre la riqueza para que sea repartida entre los que necesitan una ayuda equivale a negar la posibilidad de que otros, que han recibido una herencia familiar minúscula o nula, puedan prosperar y superar ese supuesto destino que los otros, bien nacidos, les atribuyen predeterminadamente. Se trata simplemente de asegurar una sanidad y una educación públicas de calidad, amén de otras coberturas sociales, pero sobre todo esto primero, sanidad y educación de calidad; que la calidad esté en lo público, que por la vía privada ya está asegurada. En cambio, me llega el rumor de que en la Comunidad de Madrid desgrava llevar a los hijos al colegio privado, en lugar de los gastos en medicinas; o que las rentas del trabajo gravan más que las del capital, en el sistema fiscal español. Esta sería la política neoliberal, que Rajoy se abstendrá de manifestar: no vale la pena invertir en equilibrar la desigualdad económica, porque esos ya están condenados (¿por la genética?).


Esta doctrina neolibral también tiene sus añitos. En otros ámbitos, y con formulaciones más crudas, se le llamó darwinismo social, y fue campo de batalla de los intelectuales marxistas de finales del siglo XIX. Lo cierto es que el neoliberalismo se ha alimentado de estas ideas (de hecho, se ha dado un hartazgo), y ahora fluyen en estos momentos de crisis en que, se hace patente, hay una auténtica lucha por la supervivencia. Es curioso: a los bancos hoy no les importa que el Estado, o sea, nosotros, los ciudadanos que pagamos impuestos, nos dejemos rascar la cartera para que ellos no se vayan al garete. Ahora si que estamos todos en el mismo barco, ¿eh? Pero las buenas estirpes de la sociedad siguen reclamando que los inferiores vayan en una chalupa, a remolque, que no les dejen subir en el barco, con mayor acomodo; en realidad, si nos apretamos un poco, cabremos todos, aunque los que antes iban más anchos ahora tendrían que igualarse un poco a los demás.


Está muy bien pensar así, en terminos genetistas, cuando uno nace con la carga genética (y financiera) del señor Rajoy. Pero si Rajoy no hubiese tenido un papá con herencia debería haberse planteado las cosas de esta manera: en realidad, no podemos elegir, nacemos aquí o allá, en una familia o en otra que no escogemos, con un capital o sin nada en los bolsillos. Dadas las circunstancias, imaginemos que sí podemos elegir una cosa: en qué tipo de sociedad deseamos nacer, si en una que va a protegernos y ayudarnos a desarrollarnos sea cual sea nuestro origen, o en otra que va a dejar que nuestro origen determine nuestro futuro, sin interferir en nuestro entorno, para no perjudicar a los que han tenido más suerte. Este argumento es viejo, todo un clásico del liberalismo progresista, y estoy seguro que algunos lectores lo reconocerán. La cuestión es qué elegiría Rajoy.






Auto Cad Tutorials