PARA VIVIR BIEN

"Pero los oligárquicos no dicen lo más importante: si los hombres han formado una comunidad y se han reunido por las riquezas, participan de la ciudad en la misma medida en que participan de la riqueza, de modo que el argumento de los oligárquicos parecería tener fuerza (pues no es justo que participe de las cien minas el que ha aportado una igual que el que ha dado el resto, ni de las minas primitivas ni de sus intereses). Pero los hombres no han formado una comunidad sólo para vivir, sino para vivir bien." Aristóteles, Política III 9

diumenge, 31 de març de 2013

BIBLIOTECA DIGITAL: la gran obra de Werner Jaeger


Versión digitalizada de la obra de Werner Jaeger, Paideia. Los ideales de la cultura griega. México, Fondo de Cultura Económica, 1957 (versión tapa dura, en formato digital). 

Se puede descargar desde este enlace.

BIBLIOTECA: El Diccionario de Ferrater Mora


Versión digital del Diccionario de Filosofía, de José Ferrater Mora (edición de Montecasino, Buenos Aires, Editorial Sudamericana).

Todos los enlaces que hemos ido probando han saltado.



dilluns, 25 de març de 2013

BIBLIOTECA DIGITAL: los 7 saberes capitales


Edición digitalizada del libro de Edgar Morin, Los siete saberes necesarios para la educación del futuro. París, UNESCO, 1999. 

Se puede leer en este enlace.


Texto cedido por Félix Pardo.

BIBLIOTECA DIGITAL: un texto de Adorno sobre educación


Edición digitalizada del libro de
Theodor W. Adorno, Educación para la emancipación. Madrid, Morata, 1998.

Este libro recoge una serie de conferencias y conversaciones con  Helmut Becker, a lo largo del período 1959-1969.

Puede leerse en este enlace.

Enlace proporcionado por Félix Pardo.

BIBLIOTECA DIGITAL: una historia de la pedagogía


Edición digitalizada de libre acceso del clásico:
Abbagnano, N., & Visalberghi, A., Historia de la pedagogía. México, FCE, 1992 (1964; 1ª edición, 1957-1959, en 3 vols.).

Puede leerse en este enlace.

Texto cedido por Félix Pardo

dijous, 21 de març de 2013

HISTORIA: Germaine de Staël y Napoleon (1807)

La relación entre Napoleón y Germaine de Staël pasó por sucesivas etapas e intensidades. Lo que Napoleon representaba potencialmente no gustaba nada a una liberal que siempre se había enfrentado a la tiranía, tanto a la monárquica como a la republicana, y que había defendido una propuesta de democracia moderada, muy cercana a la Constitución del Año III, la vigente durante el Directorio (1795-1799). Es cierto que a los liberales no se les puede exigir demasiado en términos de participación democrática: entre la libertad de las personas y la libertad económica, acaban apostando por ésta última. La Constitución del Año III estaba diseñada para garantizar la libertad de los propietarios, que es al cabo la que más cuenta en una revolución burguesa.

En 1807 han cambiado un poco las cosas. Napoleon es Emperador desde mayo de 1804, pero el año anterior, todavía Cónsul, ya había ordenado el destierro de Mme de Staël, por su impetuoso liderazgo intelectual del círculo de liberales que se oponían a un gobierno tan personalista como el que pretendía Bonaparte. Por esta razón, a finales de 1803 sale de París y ha de permanecer a más de 64 Km. de la capital (40 leguas). Inicia un decisivo viaje por Alemania, estancia incluida en la casa de Goethe, en Weimar, en febrero de 1804. Vuelve a Coppet (cerca de Ginebra, en Suiza) en abril de ese año, a la muerte de su padre e interrumpiendo el viaje por Alemania, y comienza un exilio que durará unos diez años, hasta la caída de Bonaparte, en 1814.

En 1806 y en 1807 se instala en varias ocasiones en los alrededores de París, para negociar allí la publicación de Corinne. Se mueve en un círculo de 40 leguas de radio alrededor de París: Auxerre, Châlons, Blois, Saumur. En estas poblaciones ocupa sus posiciones, como jugando una partida de ajedrez contra Napoleón y Fouché, su ministro de policía. Incluso llega a establecerse en Rouen, más cerca de lo permitido. Con el tiempo, y gracias a la tolerancia de Fouché, que prefería hacer el menor mal posible si no era útil, Germaine pudo establecerse a 18 leguas de París, en Acosta, dominio de Mme de Castellane (que era a la sazón amante de Chateaubriand). Desde allí supervisó la impresión de Corinne.



Incluso se atreve a visitar París mismo, al anochecer, avisando con antelación sólo a algunos amigos, con los que se permite el capricho de algunos paseos a la luz de la luna, pero evitando dejarse ver durante el día. Sin embargo, estas excursiones llegaron a los oídos de Fouché, por lo que Germaine debió de abstenerse de ellas.



Cambacérès


Además, la publicación de Corinne desagradó tanto a Napoleon que supuso el restablecimiento de los primeros límites del destierro, las 40 leguas. Hay una carta de Napoleon a Cambacérès (1753-1824, uno de los antiguos tres cónsules y después mano derecha de Napoleon, que actuaba como regente de facto en su ausencia), fechada el 26 de marzo de 1807, que es muy relevante para entender lo molesta que resultaba Germaine en aquel momento (la traducción es mía):









“He ordenado al ministro de la Policía el retorno de Mme de Staël a Ginebra, dejándole la libertad de viajar al extranjero tanto como quiera. Esta mujer sigue con su labor de intrigante. Se ha acercado a París contra mis órdenes. Es una auténtica peste. Deseo que habléis seriamente con el ministro, porque me veré obligado a hacerla detener por al gendarmería. Estad también atento con Benjamin Constant y, al mínimo descuido que tenga, lo enviaré a Brunswick con su mujer. No quiero tener más preocupaciones con esa camarilla; no quiero que sigan haciendo proselitismo y me obliguen a perseguir a buenos ciudadanos.”



Fouché
No hay duda de que era una mujer insistente. Durante el verano de 1810 vuelve a acercarse a París, desafiando la orden de alejamiento; se instala en el castillo de Chaumont, a orillas del Loire, para negociar la publicación de su libro De l'Allemagne. El mérito de Staël consistió en haber desafiado a Bonaparte, enfrentándose a los amigos intelectuales del Emperador, que entonces controlaban todos los círculos de influencias, las tertulias, las revistas literarias, etc. Ese mundillo estaba liderado por Chateaubriand, que había servido a la causa consular apoyando el retorno a la religión, es decir, la reconciliación con Roma a través del Concordato. Cuando Staël publicó Delphine (1802), en la que defendía el divorcio, y después Corinne (1807), todos esos literatos aupados al bonapartismo se le echaron encima, reprochándole su falta de sentido religioso. Pero Staël resistía los ataques, que apuntaban incluso a su condición de mujer.





No obstante, Germaine de Staël aprovechó el exilio para viajar, porque en realidad no le agradaba el refugio de Coppet, muy bello pero demasiado lejos de la vida social de Paris. Germaine padecía el mal de la capital, como dice Sainte-Beuve. Así que viajó: Austria, entre 1807 y 1808; de nuevo Austria, Rusia, Finlandia, Suecia e Inglaterra, entre 1812 y 1813; otra vez a Italia, con Mme Récamier, en 1813 y, por fin, puede volver a París en 1814, con la Primera Restauración. Ni que decir que durante los Cien Días, el breve retorno de Bonaparte, se refugió nuevamente en Coppet, aunque la deriva liberal de Napoleon en ese período le hizo pensar en apoyarle. Pero Waterloo acabó con esa pequeña esperanza y en 1815 se restauró definitivamente a los Borbones, bajo el reinado de Luis XVIII (hermano del guillotinado Luis XVI). Germaine murió en 1817. 

Germaine de Staël y su hija, hacia 1805, por Gérard

 _______________

Bibliografía

  • Beau de Loménie, E., Introduction à Lettres de Madame de Staël à Madame Récamier. Paris, Domat, 1952, pp. 11-67.
  • Sainte-Beuve, Portraits de femmes. Paris, Gallimard, 1998. El texto relativo a Mme de Staël está escrito en 1835.  





dimarts, 19 de març de 2013

HISTORIA: el capitán Kidd

William Kidd, más conocido como Capitán Kidd, nacido en Escocia en 1645, legendario pirata protagonista de diversas aventuras en la liteatura inglesa, y aguerrido corsario en la realidad.

Como casi todos los lobos de mar, se hizo marino siendo adolescente, pero se sabe muy poco de esos primeros años de aprendizaje. Las primeras noticias de sus aventuras datan de 1689, cuando luchó para los ingleses contra las franceses en el Caribe. 

Más tarde, los ingleses le contrataron para neutralizar piratas en el Índico y el Mar Rojo, que perturbaban el tráfico colonal. Y en 1697. después de reclutar hombres en Nueva York, llegó a las islas Comoros, para emprender su misión. Al parecer, decidió dedicarse él también a la piratería. Al pricipio tuvo un éxito dispar, aunque consiguió apresar numerosos barcos pequeños, pero hubo de enfrentarse a un motín de su tripulación, y al parecer hirió mortalmente a uno de sus hombres, William Moore, en un intercambio de disparos. 

Más adelante consiguió apresar un barco mercante armenio, el Quedagh, cargado con un precioso botín. Con el llegó de nuevo a las costas del Caribe, y dejó anclado el buque en La Hispaniola pero él desapareció con el botín. Poco después llega a Nueva York, en un barfco que había adquirido, el Antonio. Ya sabe que los ingleses le acusan de piratería, y se entrega a las autoridades con la esperanza de persuadirles de su inocencia. pero no le creen, y en 1701 llega a Inglaterra, preso, para ser sometido a juicio. La acusación de piratería no llega a prosperar, pero sí se le encuentra culpable de la muerte de William Moore. Fue ahorcado en Londres, el 23 de mayo de 1701.

Parte de su tesoro fue hallado cerca de Long Island, y los bienes hallados en el Antonio fueron donados a los pobres. Pero todavía hoy hay quien busca el grueso de un tesoro supuestamente inmenso, que la literatura del género ha engordado más aún.



Uno de los relatos más interesantes sobre esta cuestión es el de Edgar Allan Poe, El escarabajo de oro (1843).

Texto digital de El escarabajo de oro (texto no completo), en este enlace.














Esta entrada ha sido solicitada por Stiven. Enlace a su blog, aquí.


CICLO DE CHARLAS SOBRE CAMUS (2013)



divendres, 15 de març de 2013

HEMEROTECA: el cerebro masculino


Reseña del libro de Louann Brizendine, El cerebro masculino, Barcelona: RBA Libros, 2010. Publicada en la web de Escuela con cerebro, y firmada por Ester Astudillo. Puede leerse en este enlace. Hace relativamente poco, Ester Astudillo publicó en esta misma web la reseña correspondiente al libro El cerebro femenino, de la misma autora; dado que son textos complementarios, recomendamos su lectura, en este enlace.

En este enlace, acceso a más información: blog de Escuela con cerebro.

Para más artículos de Ester Astudillo, aquí.





BIOGRAFÍA: Benjamin Constant (1767-1830)



Breve cronología dedicada a Benjamin Constant, en conexión con los más importantes acontecimientos de su trayectoria vital. En inglés.


dijous, 14 de març de 2013

HISTORIA: Dumouriez, el traidor decisivo (1793)

Dumouriez, 1830

Charles-François du Périer (o Perrier) Dumouriez o du Mouriez (1739-1823), militar y diplomático francés que, en el momento de la Revolución, acoge con simpatías el proceso de reforma del régimen de Luis XVI. Su relación con los jacobinos data de 1790, pero en el 92 es nombrado ministro de exteriores por el gobierno girondino. Desde que en abril del 92 se declara la guerra entre Austria y Francia, Dumouriez planea dar un golpe y gobernar en solitario en nombre del rey. Pero el curso de la guerra es incierto y no tiene oportunidades de realizar sus deseos.









La Revolución corre más que la guerra: en verano del 92 cae la monarquía, y en septiembre se instaura la República. Esto desbarata aún más el futuro de Dumouriez. Tras la ejecución de Luis XVI, en enero del 93, Dumouriez cae en desgracia ante los jacobinos, que en abril envían al frente de Holanda a cuatro comisarios para detenerle. 

Una orden contra Dumouriez y sus aliados

Ante la perspectiva de pasar por la guillotina, prefiere desertar ante los austriacos, con la esperanza de poder dirigir sus propias tropas en la conquista de París para los Aliados. En la deserción le acompañará Luis Felipe de Orleans, hijo del duque de Orleans y futuro rey de Francia, tras la Revolución de Julio de 1830; es su respuesta al voto de su padre a favor de la ejecución del rey. Pero los soldados de Dumouriez le abandonan y nuevamente fracasan sus planes. A partir de este momento, comienza un largo peregrinaje por Europa, rechazado también por los realistas, que desconfían de él.


Philippe Égalité























Louis-Philippe, 1830


La huida de Dumouriez tendrá grandes e inmediatas consecuencias: desacredita a los girondinos, que acaban siendo expulsados de la Convención, el 2 de junio de 1793. Se inicia así la fase radical de la Revolución y, a partir de septiembre, el Terror. El duque de Orleans, que se hacía llamar Phillipe Égalité, y que había sobrellevado con ambigüedad todos las idas y venidas de la Revolución, acabó en la guillotina (6 de noviembre de 1793) a causa de la participación de su hijo, Louis-Philippe de Orleans (1773-1850), en los planes de deserción de Dumouriez. Su hijo llegará al trono de Francia tras la revolución de Julio de 1830, como Louis-Phillipe I.





 





dimecres, 13 de març de 2013

HEMEROTECA: el Renacimiento (1992)

Especial de El País Semanal (11 de octubre de 1992), a propósito del V Centenario del Descubrimiento de América, dedicado a analizar los diferentes aspectos del Renacimiento. Esta es la primera entrega, centrada en la cultura renacentista.







dimarts, 12 de març de 2013

HEMEROTECA: una reflexión sobre el sentido de lo público en Rorty (2002)

Artículo de Antònia Vidal sobre la oposición entre público y privado en Richard Rorty, publicado en Lateral, febrero de 2002.






diumenge, 10 de març de 2013

MITOS Y POLÍTICA: Gilgamesh

El poema de Gilgamesh


Gilgamesh, personaje protagonista de un poema épico mesopotámico, de carácter no teológico, e impresionante reflexión sobre la naturaleza mortal y finita de los hombres. El texto hace referencia a una figura legendaria, pero real: fue el quinto rey de la primera dinastía de Uruk, hacia el 2600 a. C. Reinó en el momento de mayor esplendor de esta ciudad, y la construcción de sus inmensas murallas fue obra suya, cosa que contribuyó a su fama.


La leyenda de Gilgamesh fue primero oral, y luego se fijó en tablillas de arcilla. Es el llamado Poema de Gilgamesh. El texto se compone de 12 tablillas de arcilla, escritas en lengua akkadia, y halladas en la biblioteca del palacio de Arsubanipal, rey de Niniveh durante el siglo VII a. C. El texto no se conserva completo, pero las partes que faltan pueden componerse a partir de fragmentos textuales hallados en Anatolia, Mesopotamia y en textos sumerios muy anteriores, del II milenio a. C., es decir, mil años después del reinado del Gilgamesh histórico. 

El poema narra el viaje épico de un rey que no quería morir. En el poema hay antecedentes del mito de Heracles: acciones semejantes a sus trabajos, como matar al gigante Huwawa en el bosque de los cedros, la lucha con un toro celeste y leones, con cuya piel se viste Gilgamesh, y un viaje al mundo inferior en busca de un tambor.


El amigo del héroe, Enkidu, representa a un tipo poderoso, y es una de las primeras formulaciones de las condiciones del hombre en estado natural, así como las consecuencias de su interacción con las condiciones de vida en la ciudad.

Es la primera narración de la lucha del héroe (encarnación del bien) contra el monstruo (encarnación del mal), así como una primera alusión a la insolencia humana (la hybris griega). 

La propuesta moral del texto: “Renunciar a las glorias vanas y a las esperanzas quiméricas e irracionales, gozar de la vida, aceptar la muerte y (si acaso) poner el orgullo en las cosas perdurables, tal es la filosofía de la vida que se desprende del poema de Gilgamesh. Cuatro mil años más tarde no está nada claro que hayamos encontrado otra mejor" (Jesús Mosterín, Historia de la filosofía 1. El pensamiento arcaico. Madrid, Alianza, 1983, pág. 114).
 

Enlaces interesantes:  

HEMEROTECA: eutanasia (1986)

Artículo dedicado a Klazien Sybrandy, pionera en la defensa de la eutanasia en un país también pionero, Holanda. Publicado en El País, 3 de noviembre de 1986.



dijous, 7 de març de 2013

dilluns, 4 de març de 2013

HISTORIA: el calendario republicano francés (1793-1806)


El decreto de la Convención, del 5 de octubre de 1793, estableció en nuevo calendario revolucionario para la I República francesa, que pretendió sustituir el antiguo calendario gregoriano tanto a efectos administrativos como relegiosos e ideológicos.
Sin embargo, no fue este el primero de los intentos de cambiar el cómputo del tiempo durante la Revolución, dado que era una forma de romper con el Antiguo Régimen. La primera propuesta fue lanzada por el astrónomo Lalande, en mayo de 1790, propuesta que se concreta en:

  • Hacer comenzar el año el 1 de abril, momento de la renovación de la naturaleza.
  • Hacer comenzar la era de la Libertad en 1 de abril de 1789.

La aplicación de este nuevo calendario puede seguirse en publicaciones como Le Moniteur. En su número del 14 de julio de 1790, se marca este año como el II de la Libertad, así hasta agosto de 1792, fecha en que cae la monarquía y tras la cual se adopta el lema de IV año de la Libertad y I de la Igualdad (Le Moniteur, 24 de septiembre de 1792).
Tras el establecimiento de la I República, en septiembre de 1792, se adopta la mención de Año I (de la República francesa). A partir del 1 de abril de 1793 se habla del Año II.
Estas diferentes adopciones tuvieron un correlato oficial, a través de decretos legislativos, o en la acuñación de moneda. Sin embargo, sólo el uso del año republicano pasó de ser una práctica revolucionaria a ser institucional. La Convención creó un comité para esta tarea.
A partir del decreto de la Convención, del 5 de octubre de 1793, se establecen los criterios oficiales para el calendario revolucionario que sustituye al abolido calendario gregoriano. Este nuevo calendario se puede detallar así:

  • Se establecen años de 12 meses, cada uno de 30 días. Se añaden 5 días complementarios los años normales, y 6 los bisiestos. Estos días se restan a Fructidor, que acaba en 16 de septiembre, y entre el 16 y el 22 se llaman días epagómenos o sansulótidos, y se dedican a fiestas. El año comienza en 22 de septiembre, es decir, el 1 de Vendimiario.
  • Los meses se dividen en 3 décadas de 10 días, que sustituyen a las semanas de 7. Los meses comienzan en los días 21 de los meses gregorianos, salvo algunos que lo hacen en los días 18, 19 o 20, según el mes. Los meses reciben el nombre de acuerdo con las estaciones del año:

o       Vendimiaire        21 de septiembre, otoño
o       Burmaire
o       Frimaire
o       Nivôse                21 de diciembre, invierno
o       Pluviôse
o       Ventôse
o       Germinal             21 de marzo, primavera
o       Floréal
o       Prairial
o       Messidor              21 de junio, verano
o       Themidor
o       Fructidor


  • Cada década, numerada (1ª, 2ª y 3ª), cuenta con 10 días también numerados: primidi, duodi... quintidi..., décadi. El día festivo en el décadi, salvo para los escolares, que descansan también en quintidi. Es un intento de suprimir las celebraciones religiosas y eliminar el domingo como referente festivo y religioso. Los santos diarios son sustituidos por referencias a la naturaleza. Puede verse en la siguiente tabla, relativa a los días de los meses de verano:



A efectos de cómputo, el Año I de este calendario comienza el 22 de septiembre de 1792, y termina el 21 de septiembre del 93, y así sucesivamente.

Dos muestras de tabla de correspondencia entre el calendario republicano y el gregoriano




Este calendario se usó durante catorce años, hasta la consolidación del Imperio. Fue abandonado en 1 de enero de 1086 (10 de Nivôse del Año XIV), fecha a partir de la cual fue restaurado el antiguo calendario gregoriano. Al fin y al cabo, Napoleon había recuperado las buenas relaciones con la Iglesia católica, como medio de reconciliar las divisiones sociales y políticas de la Francia post-revolucionaria.

Para facilitar la tarea de hallar las correspondencias entre el calendario revolucionario y el gregoriano, añadimos un calculador automático, en este enlace, como el de la fotografía inferior. 

 



FUENTE: Péronnet, M., Vocabulario básico de la Revolución francesa. Barcelona, Crítica, 1984.

Auto Cad Tutorials