PARA VIVIR BIEN

"Pero los oligárquicos no dicen lo más importante: si los hombres han formado una comunidad y se han reunido por las riquezas, participan de la ciudad en la misma medida en que participan de la riqueza, de modo que el argumento de los oligárquicos parecería tener fuerza (pues no es justo que participe de las cien minas el que ha aportado una igual que el que ha dado el resto, ni de las minas primitivas ni de sus intereses). Pero los hombres no han formado una comunidad sólo para vivir, sino para vivir bien." Aristóteles, Política III 9

diumenge, 13 d’abril de 2014

ANTES DE LA REVOLUCIÓN

MOTINES POPULARES: RÉVEILLON



En abril de 1789 se producen las elecciones para los Estados Generales. Desde este momento, fábricas de los alrededores de París son saqueadas por el pueblo; altercados en mercados, y asaltos a los transportes de grano. Ataques también a las oficinas de recaudación de impuestos. El interés de la burguesía por obtener el poder político se ve favorecido por el empobrecimiento creciente de las clases inferiores: malas cosechas, carestía, inflación, son elementos que propiciaron el estallido de las revueltas populares. Si añadimos que una parte de la nobleza apoyaba ideológicamente la reforma política, se dieron entonces los elementos suficientes para la caída del Antiguo Régimen.
 
El 27 de abril se produce la revuelta contra Réveillon y Hanriot. Se trata de un motín emocional, en palabras de Soboul. Réveillon era propietario de una fábrica de papeles pintados, en la rue Saint-Antoine, famosa porque desde ella había ascendido en octubre-noviembre de 1783 un globo de los hermanos Montgolfier. Hanriot poseía una factoría de salitre, que también fue asaltada. En los días previos a la celebración de los Estados Generales, cuando en París todavía se estaban celebrando las elecciones en los distritos, Réveillon pertenecía a uno de los comités electorales. El 27 de abril no acude a su puesto oficial. En su fábrica ha estallado un conflicto. “¿Es cierto que el señor Réveillon, obrero en otro tiempo, ha dicho que un obrero podía vivir desahogadamente con 15 sous al día?” (Carlyle). Téngase en cuenta que el salario medio de un obrero no cualificado estaba situado en los 20 sous al día en una coyuntura de desempleo e inflación crecientes. Este comentario, cierto o no, levanta a las masas, “irritados individuos que se convierten en irritadas muchedumbres […] rodean la fábrica de papel, demostrando con ruidoso lenguaje, poco gramatical (dirigiéndose a las pasiones), la insuficiencia de 15 sous al día” (para la equivalencia de salarios con los precios actuales, ver el siguiente enlace). Réveillon recurre a las autoridades, que consiguen dispersar a los manifestantes sin llegar a hacer fuego (Carlyle, citando a Besenval, Mémoires, que es uno de los jefes del destacamento policial). 

Pero a la mañana siguiente, el 28 de abril, se renueva la revuelta con mayor fuerza, los manifestantes son más numerosos, venidos de otros barrios de París, y están dispuestos a dar batalla con estacas y adoquines. Los guardias tienen dificultades para llegar al lugar, porque se han levantado barricadas y las masas invaden las calles de los alrededores. La fábrica es asaltada e incendiada. La guardia dispara, hay muertos; a su vez recibe una lluvia de tejas desde ventanas y tejados adyacentes. La lucha se prolonga durante todo el día. Al caer la noche, las autoridades recurren a los Guardias Suizos (la guardia real) y su artillería. Cargan sus cañones y amenazan con disparar sobre las masas si no se dispersan. Ante tal amenaza, las amasa ceden. El balance es de unos 400 a 500 muertos. Réveillon había corrido a refugiarse en Bastilla (Carlyle).
La aristocracia atribuye la responsabilidad de este suceso al duque de Orleans, que recluta agentes entre las clases bajas para provocar estas movilizaciones. Esta supuesta autoría intelectual es más que probable en episodios como las jornadas del 5 al 6 de octubre del 89, pero en este caso parece que todo ha sido más espontáneo. Carlyle señala varias causas de estas revueltas: el hambre, la opresión y el deseo de venganza, que anidan en el corazón de estos hombres andrajosos, agotados por el trabajo, sucios, desfigurados por la miseria. Carlyle considera, además, que este episodio se puede interpretar como un  ensayo del asalto a la Bastilla. En la misma línea, Soboul habla de rebelión o motín emocional, fruto de tensiones económicas y sociales, pero sin un claro objetivo político, dado que las masas populares carecían de toda propuesta política precisa, salvo su oposición a los privilegios de la aristocracia. No obstante, estos movimientos populares acabarán teniendo consecuencias políticas.
Estos elementos tal vez puedan explicar también la especificidad de la Revolución francesa, que comparte puntos de conexión con otras revueltas pero se diferencia por su especial virulencia y radicalidad: violencia popular, violencia política, se transforma el Estado desde nuevos supuestos. Ninguna revolución llegó tan lejos como ésta, hasta la rusa de 1917.

_____________________________________________

FUENTES:

Carlyle, Th., Historia de la Revolución francesa. Buenos Aires, Joaquín Gil Editor, 1946, I, libro IV, cap. 3, págs. 143-145.

Soboul, A., La Révolution française. Paris, Gallimard, 1996, págs. 77-80.

Auto Cad Tutorials