PARA VIVIR BIEN

"Pero los oligárquicos no dicen lo más importante: si los hombres han formado una comunidad y se han reunido por las riquezas, participan de la ciudad en la misma medida en que participan de la riqueza, de modo que el argumento de los oligárquicos parecería tener fuerza (pues no es justo que participe de las cien minas el que ha aportado una igual que el que ha dado el resto, ni de las minas primitivas ni de sus intereses). Pero los hombres no han formado una comunidad sólo para vivir, sino para vivir bien." Aristóteles, Política III 9

divendres, 17 de març de 2017

ETIMOLOGÍA DE LA DEMOCRACIA

 El punto de partida habitual es la definición etimológica: democracia deriva del griego demokratia, es decir: demos (pueblo) y kratos (gobierno, poder).
Democracia equivale entonces a gobierno del pueblo. Pero ésta no es una definición sencilla, pues está sujeta a numerosas concepciones relativas a cada uno de los elementos del concepto:

  • Gobierno: hay que aclarar sobre qué ámbito se aplica la acción del gobierno, lo público y/o lo privado, lo doméstico y lo personal, y quién personifica al gobierno, desde qué ámbito del pueblo se accede al gobierno (participación, representación), etc.
  • Gobierno del: es decir, que el pueblo es gobernado por el pueblo, o por representantes del pueblo, pero el pueblo debe asumir las leyes emanadas de ese gobierno y debe obedecerlas, pero en qué condiciones.
  • Pueblo: cómo se define pueblo o más bien ciudadanía, quién es el pueblo, en qué condiciones se es parte del pueblo, cómo se define la participación del pueblo en el gobierno. En conjunto, la definición de pueblo puede ser muy variada: los propietarios, los varones blancos, los varones, cualquier adulto, etc., o qué cualidad lo define, es decir, qué requisitos sociales y culturales ha de cumplir quien ha de ser reconocido dentro de la categoría de pueblo. A lo largo de la historia la definición de pueblo ha estado sometida a variaciones, sobre todo en lo que respecta al pueblo como sujeto político, es decir, en tanto que el pueblo gobierna (bien directamente, participando, o bien indirectamente, mediante representantes), pero no tanto en lo que respecta al pueblo como objeto de la acción política, pues ésta se aplica sobre el conjunto de la población de un territorio, más allá de las diferencias establecidas en el grupo de los gobernados (tengan derechos políticos o no, todos caen bajo el ámbito de la ley). El concepto de pueblo, pues, resulta controvertido a causa de su variabilidad histórica.
FUENTE: David Held, Modelos de democracia. Madrid, Alianza Editorial, 1990.
Auto Cad Tutorials