PARA VIVIR BIEN

"Pero los oligárquicos no dicen lo más importante: si los hombres han formado una comunidad y se han reunido por las riquezas, participan de la ciudad en la misma medida en que participan de la riqueza, de modo que el argumento de los oligárquicos parecería tener fuerza (pues no es justo que participe de las cien minas el que ha aportado una igual que el que ha dado el resto, ni de las minas primitivas ni de sus intereses). Pero los hombres no han formado una comunidad sólo para vivir, sino para vivir bien." Aristóteles, Política III 9

dilluns, 27 de febrer de 2017

PICABIA, LA "291" Y DADÁ

Picabia estaba en Nueva York desde 1913, cuando Stieglitz le dedicó una exposición exclusiva en su galería, y había estado viajando de un lado a otro hasta 1915, cuando en junio regresó a Nueva York con la misión de conseguir ayuda alimentaria para Francia, sumida en la guerra. Se instala en casa del pintor cubista Albert Gleize y su mujer, la poetisa Juliette Roche, pionera de la poesía visual o psicógrafo. Allí organiza su vida (alterando profundamente la de la pareja que le acoge), a base de fiestas combinadas con “una vorágine de insomnio y neurastenia” que se traduce en “trabajar a toda máquina en medio de una orgía creativa” aunque no necesariamente productiva. Junto a Duchamp frecuenta la Modern Gallery, donde se forjó la edición de la revista 291 (primer número en mayo de 1915), en la que Picabia inició su labor divulgativa de las ideas que en el Cabaret Voltaire de Zurich acabarían bajo la etiqueta de Dadá.
La revista 291, publicada desde marzo de 1915 hasta febrero de 1916, y llamada así por la galería de arte y fotografía que regentaba Alfred Stieglitz (1864-1946), en el número 291 de la Quinta Avenida de Nueva York, sede del conocido Photo-Secession Group, por entonces ya en vías de disolución. Los vínculos de esta galería con el dadaísmo iban a ser muy estrechos, por la apertura de Stieglitz hacia hacia todo tipo de innovación artística. De hecho, Stieglitz fue uno de los artistas americanos mejor dispuestos a abrir nuevos caminos expresivos, tanto en la pintura como en su especialidad, la fotografía. En 1902, él y otros fotógrafos insatisfechos con el status de la fotografía en el medio artístico, como Edward Steichen, fundaron el Photo-Secession, separándose del Camera Club de Nueva York. Su objetivo era dar a la fotografía un tono más cercano a las artes pictóricas, mediante técnicas manipulativas de los objetivos y las impresiones en papel que resultaban en acabados con efectos no fotográficos, es decir, parecidos al dibujo, el grabado y incluso el óleo. El trabajo del Photo-Secession Group se documentaba también en una revista tan radical como el grupo, la Camera Work, publicada por Stieglitz entre 1903 y 1917.

En 1905, para dar al grupo un espacio de divulgación de su trabajo, Stieglitz abre una galería, conocida primero como Little Gallery pero luego llamada familiarmente por el número de la Quinta Avenida donde estuvo situada, en 291. 291 acabó siendo el emblema del grupo, y Stieglitz se identificó de tal manera con éste que llegaba a firmar sus cartas personales con el “291”. En 1917 debió cerrar sus puertas, por motivos económicos, pero durante ese período de poco más de una década dio espacio y visibilidad a pintores europeos y americanos vinculados a estilos generalmente vistos con hostilidad por el público americano.


Retrato de Stieglitz para la portada del 291
núm. 5-6 (julio-agosto de 1915)
Picabia estrenó el número 2 de la 291 (abril de 1915), cubriendo la portada, y siguió en el número 4 y el 5-6 (y sucesivos) con sus aportaciones maquinistas, íntegramente modeladas sobre piezas de máquinas. Pretendía usar formas puramente modernas, es decir, máquinas. Dejó su impronta en la revista hasta el último número de la misma, en febrero de 1916. Durante este período, Picabia pasó del cubismo al orfismo, y de éste al dadaísmo, cuando comienza a pintar con tonos satíricos y arreglos mecánicos (por ejemplo en su ilustración para la 291 titulada Muchacha americana desnuda, o las pinturas Prostitución universal, de 1916-19, y Procesión amorosa, de 1917). De esta evolución deja su huella en su paso por la 291.

"Cántaro", "Muchacha americana desnuda" y retrato de Marius de Zayas, 291 (núm. 5-6, julio-agosto de 1915)

FUENTE: 
Jed Rasula, Dadá. El cambio radical del siglo XX. Barcelona, Anagrama, 2016.

Auto Cad Tutorials