PARA VIVIR BIEN

"Pero los oligárquicos no dicen lo más importante: si los hombres han formado una comunidad y se han reunido por las riquezas, participan de la ciudad en la misma medida en que participan de la riqueza, de modo que el argumento de los oligárquicos parecería tener fuerza (pues no es justo que participe de las cien minas el que ha aportado una igual que el que ha dado el resto, ni de las minas primitivas ni de sus intereses). Pero los hombres no han formado una comunidad sólo para vivir, sino para vivir bien." Aristóteles, Política III 9

dimarts, 28 de febrer de 2012

MATERIALES: Sartre


Vídeo documental: entrevista a Sartre (original subtitulada en castellano, vídeo completo de 1 hora), en este enlace, o directamente aquí:





MATERIALES: introducción a la filosofía


Capítulo 1 del programa "Filosofía, aquí y ahora", de la televisión argentina. Es una buena introducción a la filosofía. En este enlace, o directamente aquí:

Parte 1


Parte 2


Parte 3




MATERIALES: Descartes


Documental en youtube sobre Descartes, en español. Puede verse en este enlace, o directamente aquí:



Y en este vídeo el propio Descartes explica las pruebas de la existencia de Dios; en este enlace, o directamente aquí:





MATERIALES: la película "Matrix" y la filosofía


Documental acerca de la relación de la película "Matrix" con temas filosóficos.
Puede verse en este enlace, o directamente aquí:





diumenge, 26 de febrer de 2012

TEXTOS: qué es la sociología, según Bottomore


Fragmento del libro de T. B. Bottomore,  
Introducción a la sociología
Barcelona, Ediciones Península, 
1978, cap. I, pàgs. 23 i 24.

























dissabte, 25 de febrer de 2012

TEXTOS: qué es la sociología, según Salvador Giner





Salvador Giner
















Fragmento de su libro Sociología (Barcelona, Península, 1982), donde se recoge una interesante aproximación a la definición de sociología.



















dimecres, 22 de febrer de 2012

OBITUARIO: Stefan Zweig (22 de febrero de 1942)


Stefan Zweig, un maestro de la biografía




Tal día como hoy, hace setenta años, fueron hallados en un pequeño apartamento los cadáveres de una pareja, juntos en una cama, sin presentar signo de violencia alguna. Se habían suicidado. Los hechos sucedieron en Petrópolis, cerca de Río de Janeiro, y la noticia debió llegar un día más tarde a Europa y el resto del mundo, aunque las noticias relativas a la guerra tuvieron seguramente mayor peso en las radios y en los periódicos. En esas circunstancias se habían quitado la vida nada menos que el escritor austriaco Stefan Zweig, de 61 años, y su segunda esposa, Charlotte, de soltera Altman, unos veinte años más joven y secretaria del escritor desde el año 1933.

Stefan y Lotta Zweig
¿Por qué un intelectual de prestigio, autor de éxito reconocido, traducido desde tiempo atrás a numerosos idiomas, había llegado al borde del abismo y dado el salto definitivo? La respuesta puede hallarse en su extensa biografía, El mundo de ayer (Barcelona, El Acantilado, 2002), escrita ya en el exilio y que puede considerarse como su obra cumbre en un género que Zweig dominaba a la perfección. En ese largo repaso se perfilan las razones de tan trágico desenlace personal, a través de un hilo causal que remite a la primera infancia en una familia judía, italo-austriaca, amante de la cultura y de la buena vida, dotada de un espíritu cosmopolita que Zweig supo desarrollar y transmitir en sus escritos, desde el teatro hasta el libreto operístico, pasando por la poesía, la novela, el cuento y la biografía.
Es precisamente en este último género donde el genio de Zweig destaca. Sus estudios sobre Fouché, María Antonieta, Freud, Hölderlin y otras figuras mayores y menores de la historia de la cultura occidental no son sólo exponentes de una alta calidad literaria, sino también de una gran maestría en el desafío explicativo del entrelazamiento de lo personal con los acontecimientos históricos.
Hay en el género biográfico europeo un referente ineludible: Thomas Carlyle. Su idea de que son los grandes hombres quienes, con sus actos, determinan los acontecimientos de relevancia colectiva, le llevó a inspirarse en esos personajes, los héroes, para explicar el pasado. La Historia es la historia de esas grandes personas. El mejor ejemplo, su inmensa Historia de la Revolución francesa (1837), poblada de abundantes apuntes biográficos. A mucha distancia se encuentra la concepción marxista de la historia, que es esencialmente colectiva: son las estructuras sociales las que determinan los acontecimientos y las biografías de los individuos, siempre empequeñecidos bajo el peso de las causas materiales.
A medio camino entre ambas perspectivas se sitúa Zweig. Entre sus títulos hay numerosos estudios biográficos en formato minimalista. Es el equivalente al relato corto respecto de la novela. Se trata en ocasiones de vidas pequeñas, comparadas con los héroes de Carlyle, pero Zweig se empeña en demostrar que corresponden a grandes personas que tuvieron una remarcable influencia en el desarrollo de acontecimientos históricos de relevancia. En Momentos estelares de la humanidad. Catorce miniaturas históricas y El legado de Europa, ambos publicados también por El Acantilado, se trazan estos breves episodios históricos protagonizados por personas, seres humanos que ya no son héroes. Incluso los más grandes, como Napoleón, María Antonieta, Luis XVI y otros muchos, quedan empequeñecidos para alcanzar de esta manera su auténtica dimensión humana. A todos ellos les proporciona una oportunidad de dignificarse bajo su pluma.
Finalmente, el drama de una Europa envuelta en llamas precipitó la caída de Zweig en la espiral de la depresión. Con el advenimiento del nazismo, sus libros ardieron en Berlín junto a los de su amigo y admirado Freud, y los de otros muchos escritores europeos, judíos y gentiles. Tuvo que huir de Austria al llegar los nazis, en 1938, y vivió el exilio con una desazón que degeneró casi en la paranoia. No soportó el ir de aquí a allá, a pesar de ser bien recibido en todas partes, invitado a dar conferencias por toda América. El estar lejos de Europa, de Austria y de Viena acabó finalmente venciéndolo.

Una fotografía de Friderike

Para completar esta entrada, añadimos una carta, la carta de despedida de Zweig a su primera esposa, Friderike, que fue publicada en la sección "Anacrónica" de Lateral, en enero de 2005. Junto a la carta se publicó un fragmento del prólogo a la edición de Amok (Barcelona, Apolo, 1937), titulado "La pasión de escribir". Esta composición la edité yo para Lateral.









Recomendamos este libro y este artículo que publiqué el mes pasado en la revista electrónica La caverna de Platón: Quemar antes de leer.













diumenge, 19 de febrer de 2012

Psicología social: amor a primera vista

Archivo gráfico sobre el caso de 
George Romney & Lady Hamilton






dissabte, 18 de febrer de 2012

MATERIALES: psicología social

Konrad Lorenz y la agresividad



"Muchos poetas han escrito hermosos versos sobre el canto del ruiseñor, suponiéndole una femenina gracilidad. Lorenz menospreciaba esa desbocada imaginación poética, puesto que su canto es en realidad el grito de batalla de un macho recio y agresivo" (Alex Nisbett, Lorenz. Barcelona, Salvat, 1993, pág. 141).






El interés de Lorenz (1903-1989) por las conductas agonísticas (de pugna, de oposición, de lucha) nació de la observación de los cíclidos, unos sencillos peces de acuario capaces de ritualizar su pugna por el liderazgo y el territorio dentro de las paredes del acuario.
La principal idea de Lorenz sobre la agresividad es que se trata de un mecanismo instintivo, es decir, que tiene una función en la preservación de la especie y en la selección de los individuos más capaces. Según Lorenz, esto es aplicable tanto a los animales como al ser humano, animal también aunque específicamente diferente. Por ello:

  • La agresividad tiene una función natural y no ha de entenderse exclusivamente en sentido negativo.
  • En condiciones naturales, todos los instintos animales conviven en el individuo de forma sana y equilibrada.
  • Ocurre que la vida humana impone restricciones sobre la conducta, y las vías de escape habituales de la agresividad animal han de ser reprimidas para preservar el orden social, acumulándose hasta llegar a alcanzar umbrales explosivos. A esto se le llama modelo hidráulico.

La idea de agresividad ha de ser separada de la acción agresiva o agresión, del mismo modo que tampoco consiste en la acción por la cual un depredador mata una presa para comérsela. La agresividad es intraespecífica, y no siempre desemboca en una agresión física, sino que en la mayoría de los casos sólo se produce una ritualización de la lucha, con la intención de alejar a un competidor por la comida o por una posible pareja de apareamiento. Sólo determinadas especies de animales llevan la agresividad a consecuencias extremas, entre ellas las ratas y los humanos. A diferencia de la mayoría de los animales, la agresividad humana puede derivar en matanzas y guerras. Lorenz afirma que eso es posible porque los seres humanos desarrollan la capacidad de considerar como no-humanos a aquellos sujetos que no pertenecen a su grupo o hacia el que se sienten leales.

La agresividad animal tiene una utilidad biológica: sirve para preservar la superviviencia selectiva. El animal dominante es el mejor alimentado, y el preferido para reproducirse.  Por esta razón, se desarrolla dentro de un margen de acción que no pone en peligro la supervivencia de los sujetos:

  • Se expresa bajo formas ritualizadas.
  • Se canaliza por vías inofensivas.
  • Responde a una acumulación espontánea hasta que se libera.
  • Se desarrolla dentro de la misma especie, entre especímenes de una misma especie (intraespecífica, no interespecífica).
  • Tiene una función defensiva (territorio, pareja, descendencia, nido, madriguera, hábitat).
  • Funció jerárquica: liderazgo en la pugna por la comida o el apareamiento, o liderazgo social entre los humanos.

Uno de los principales problemas que presenta la teoría de Lorenz es que del estudio de la agresividad animal extrapola conclusiones sobre la agresividad humana, de forma demasiado especulativa. Lorenz alega que si el aparato digestivo es fruto de la evolución, también lo es la conducta social.

El problema es que el ser humano ha atenuado la fuerza de sus instintos (irracionalidad) a partir de la construcción cultural (racionalidad). Es cierto que buena parte de nuestra conducta social puede ser explicada territorialmente, pero no podemos desdeñar la ingerencia del factor cultural en los modos de comportamiento. Ceder un espacio puede interpretarse como sumisión ante un individuo dominante, pero también puede interpretarse como un acto de educación, aprendido a través de la convivencia con los seres humanos educados.

Lorenz recibió críticas desde todos los ámbitosde la psicología, debido a su empeño en extrapolar sus estudios sobre la agresividad animal al ámbito de la conducta humana, que no está determinada exclusivamente por los instintos naturales heredados a través de la carga genética. Como afirman los conductistas, incluso algunas acciones relacionadas directamente con la reproducción han de aprenderse (cultura). Los antropólogos de izquierdas (si es que se puede polarizar políticamente la antropología cultural) le acusan de justificar la guerra (Helmut Nolte). Los psicoanalistas achacan la agresividad a la frustración infantil y niegan todo papel al instinto.

Tinberger, un etólogo contemporáneo de Lorenz, tampoco acepta todas las conclusiones de Lorenz, argumentando desde un punto de vista más culturalista que "nuestro incrementado dominio sobre los controles naturales que limitan la reproducción de los animales ha producido un crecimiento explosivo de la población [humana]. Vivimos demasiado juntos, dice Tinberger, y muchos de nosotros muy por encima de una densidad de población razonable para nuestra especie. Esta elevada densidad conduce continuamente a la provocación de la agresión por factores externos" (Nisbett, op. cit. pág. 147), es decir, por factores de origen cultural.

Lorenz (derecha) y Tinberger (izquierda)
"Lorenz está de acuerdo con gran parte de esa tesis. Asumiendo evidentemente su modelo hidráulico, según el cual la agresión produce una presión instintiva que si es refrenada acaba por estallar, propone la canalización de la agresión por cauces inofensivos, tales como el deporte. Pero a Tinberger, entre otros muchos, no le satisface totalmente esta solución, puesto que en el deporte la agresión a menudo es más bien reforzada que liberada, tanto para los espectadores como para los jugadores" (Nisbett,  op. cit., pág. 147).

Ciertamente, el deporte es una forma de canalizar la agresividad, ritualizándola, evitando así que se traslade el conflicto al terreno real, la guerra. El deporte es un simulacro de la guerra que puede servir para eviatr guerras, pero también, como sugiere Timberger, puede ocasionalmente provocar agresiones físicas entre jugadores y entre espectadores, y los periódicos están llenos de noticias al respecto.

No hay duda de que la principal cuestión pendiente es si la agresividad humana es sólo instintiva o tiene componentes culturales, es decir, aprendidos. Un discípulo de Lorenz, Irenaüs Eibl-Eibesfeldt, estudió fotográficamente la conducta gestual de numerosas culturas que aún no habían tenido demasiado contacto con el hombre occidental, y descubrió que ciertos elementos gestuales son compartidos casi universalmente, por lo que pueden considerarse innatos, no aprendidos: se trata de saludos, desviación de la mirada para evitar el conflicto, formas de sonrisa, etc.

Eibl-Eibesfeldt utilizó una cámara especial, para captar la espontaneidad de los sujetos filmados.







Todas estas investigaciones no sirven para excluir que haya pautas de agresividad aprendidas, pero deja constancia de que en la explicación de la conducta humana hay que contar con ambos factores, el instintivo y el cultural.


En general, tiende a aceptarse que el trabajo de Lorenz y sus discípulos es susceptible de críticas desde muchos ángulos disciplinares, sobre todo por la extrapolación del animal al ser humano. Pero no hay duda de que ha contribuido a animar las investigaciones sobre el tema, generando interés científico y también popular acerca de la agresividad y la violencia humanas.




I. Eibl-Eibesfeldt, en los años 90


Añadimos una entrevista a Eibl-Eibesfeldt, en este enlace: entrevista en castellano,










___________________________________________________________________________________

FUENTES

Bibliografía:

  • Alex Nisbett, Lorenz. Barcelona, Salvat, 1993. Se ha consultado especialmente el capítulo XI, dedicado a la agresividad animal y humana.

Webgrafía:


diumenge, 12 de febrer de 2012

MATERIALES: experimento de Milgram

Psicología Social
El experimento de S. Milgram


Enlace a un texto 
que habla del experimento, aquí.


































dijous, 9 de febrer de 2012

HEMEROTECA: artículo sobre la relación de Einstein con la ciencia española (1987)


El endémico y recalcitrante retraso español también se ha dejado notar en el ámbito de las ciencias teóricas, como es el caso de la física. Einstein estuvo en España en 1923, y en Barcelona fue recibido en la Escola Industrial, en el Salón de Actos del hoy llamado Institut Escola del Treball. Este artículo publicado en El País, 26 de marzo de 1987, analiza las idas y venidas de la física relativista en el ámbito español, pues el franquismo no fue muy receptivo con los avances científicos (ni con los avances en general).










dimecres, 8 de febrer de 2012

MATERIALES: un caso de injusticia


MATERIALES PARA COMENTAR

Un caso de injusticia histórica: un héroe de la II Guerra Mundial, Alan Turing, marginado y procesado por ser homosexual. Esto ocurre en Gran Bretaña, un país democrático donde hasta los años 70 ser gay podía llevarte a la cárcel. Una sociedad liberal y avanzada, pero puritana en extremo. No hay que olvidar que Oscar Wilde pasó por prisión por ser gay, que Lytton Strachey fue procesado también, y muchos otros casos de ciudadanos de a pie.

En este post nos hacemos eco de un artículo (David Bollero, Alan Turing no tiene perdón) publicado en el diario Público, el 7 de febrero, y que ha sido divulgado en un blog de filosofía. El material está en el siguiente enlace.


Añadimos el enlace para "2012 Alan Turing Year"



dissabte, 4 de febrer de 2012

MATERIALES: David Hume




Enlace a un texto digital correspondiente a una de las lecturas obligatorias del 2º curso de Bachillerato. Se trata del Resumen del tratado, también conocido como el Abstract, que Hume publicó anónimamente para compensar el fracaso de la publicación de los primeros libros del Tratado de la naturaleza humana.

Al texto (en versión catalana de M. Satué) puede accederse en este enlace.


La otra lectura obligatoria en este curso es el Apéndice I de la Investigación sobre los principios de la moralidad, que puede encontrarse en versión pdf en este enlace.

A continuación, un enlace dedicado a la ética de Hume, aquí.












Breve historia de un librito: 
el Abstract o Resumen del Tratado, de Hume


Los dos primeros volúmenes del Tratado de la Naturaleza Humana, publicados por Hume en enero de 1739, fueron en su tiempo un fracaso editorial. Tenía el autor la edad de 27 años. En vida de Hume, la obra no pasó de la primera edición. Es conocida la breve autobiografía de 1776, donde Hume, en vísperas de su muerte, nos da un sucinto informe acerca de sí mismo y de sus empresas literarias. 

A propósito del Tratado, dice Hume en My own life: "jamás un intento literario ha sido tan poco afortunado como lo fue mi Tratado de la Naturaleza Humana. Nació muerto de la imprenta, sin ni siquiera suscitar un murmullo entre los fanáticos".
 
Si grande fue el fracaso de la obra,  mayor pareció ser el desconsuelo del filósofo. En carta dirigida a Henry Home y fechada el 13 de febrero de 1739 - fresca aún la tinta de su flamante publicación - escribe Hume:

"Hace ya quince días que se ha publicado mi libro; aparte otras muchas consideraciones, pensé que contribuiría mucho a mi tranquilidad y podría ahorrarme muchas mortificaciones el que yo me retirara al campo mientras el éxito de la obra estuviera indeciso. Siento decir que así permanecerá por mucho tiempo. Los que están acostumbrados a reflexionar sobre estos asuntos abstractos, también están, por lo común, llenos de prejuicios; y los libres de prejuicios no están familiarizados con los razonamientos metafísicos."

El 1 de junio del mismo año, también en carta dirigida a Henry Home, Hume no puede ya reprimir su impaciencia. Escribe desde su residencia escocesa de Ninewells:

"He recibido noticias de Londres sobre el éxito de mi Filosofía, que es prácticamente nulo, a juzgar por la venta del libro, si son de crédito los informes de mi librero. Estoy de mal humor conmigo mismo, y, sin duda, dentro de poco, estaré de mal humor con el mundo, como otros autores fracasados."

En la correspondencia de Hume que abarca los dos años siguientes a la publicación del Tratado abundan parecidas confesiones de desaliento. Junto a ellas se ve siempre su esfuerzo por obtener, del modo que fuere, un reconocimiento del público, tan grande, cuando menos, como los trabajos al componer el libro. A decir del propio Hume, esta pasión por el éxito es disculpable: Los autores disfrutan de este privilegio; igual que los amantes. Hume se ocupó de que las autoridades filosóficas de su tiempo recibieran oportunamente un ejemplar de la obra. Envió el libro - entre otros - al Dr. Butler-, entonces obispo de Bristol; también hizo llegar una copia a Francis Hutcheson, pidiéndole una recomendación para un editor de Dublín.

En el verano de 1739 no había aparecido aún ninguna crítica sobre el libro. Es probablemente hacia esta fecha cuando Hume, en un intento desesperado por lograr alguna publicidad, decide escribir un Resumem del Tratado con el propósito de enviarlo a la revista The History of the Works of the Learned. El manuscrito nunca llegó a la redacción de la revista porque, a fines del mismo año, apareció en esa publicación la tan deseada crítica. En carta a Francís Hutcheson, Hume calificó la reseña de ser "en cierto modo abusiva", juicio no exento de precipitación, si consideramos que las palabras del crítico fueron éstas:

"[El libro] contiene, ciertamente, indudables muestras de una gran capacidad, de un genio superdotado, pero todavía joven y no completamente hecho. El asunto es vasto y noble, y ofrece suficiente materia para ejercitar el pensamiento, pero requiere un tratamiento muy maduro, debido a la dignidad e importancia del tema; la máxima prudencia, ternura y delicadeza se requieren para tan deseable propósito. El tiempo y el uso pueden madurar estas cualidades en nuestro autor; y, probablemente, tendremos razón al considerar esta obra, sí la comparamos con su producción posterior, del mismo modo que vemos hoy las obras juveniles de Milton, o el primer estilo de Rafael u otro celebrado pintor."


Es de interés recordar aquí que, nueve años después, quizá guiado por las sugerencias de esta crítica "en cierto modo abusiva", el propio Hume, ya rondando la cuarentena, escribía en el prólogo de sus Investigaciones:

"Los más de los principios y razonamientos contenidos en este volumen fueron publicados en un trabajo de tres tomos llamado Tratado de la Naturaleza Humana: una obra que el autor había planeado antes de dejar la Universidad y que escribió y publicó no mucho después. Pero no encontrándola galardonada por el éxito, se dio cuenta de su error en ir a las prensas demasiado pronto, y vertió todo de nuevo en los siguientes fragmentos, en los que algunas negligencias de su primer razonamiento, y otras más en la expresión, están, él así lo espera, corregidas."


Pero volvamos al invierno de 1739. Escrito el Resumen del Tratado, y descontento Hume por la fría acogida de la crítica, resuelve publicarlo suelto, bajo seudónimo. Sale el folleto a la luz en Londres, en 1740. Durante casi doscientos años la existencia de este opúsculo ha sido ignorada por los biógrafos de Hume.... El lector actual tiene la última palabra.

Texto hallado en este enlace.






dijous, 2 de febrer de 2012

20.000 visitas


Entre ayer y hoy se han superado las 20.000 visitas a este blog de filosofía y humanidades. Además, durante el mes de enero de 2012 se han superado todas las previsiones, alcanzándose más de 5000 visitas. Muchas gracias a todos los que se han interesado por nuestros contenidos.



Auto Cad Tutorials