PARA VIVIR BIEN

"Pero los oligárquicos no dicen lo más importante: si los hombres han formado una comunidad y se han reunido por las riquezas, participan de la ciudad en la misma medida en que participan de la riqueza, de modo que el argumento de los oligárquicos parecería tener fuerza (pues no es justo que participe de las cien minas el que ha aportado una igual que el que ha dado el resto, ni de las minas primitivas ni de sus intereses). Pero los hombres no han formado una comunidad sólo para vivir, sino para vivir bien." Aristóteles, Política III 9

dimecres, 27 de novembre de 2013

RESEÑA: El umbral de la modernidad (2000)



Reseña mía del libro de
M. A. Granada, El umbral de la modernidad. 
Entre Petrarca y Descartes.
Barcelona, Herder, 2000.




















Miguel Ángel Granada
El probablemente mayor especialista español en el Renacimiento italiano, Miguel Ángel Granada, ha puesto en este volumen la síntesis de sus últimos 15 años de investigación. El resultado es un texto de alto nivel académico, quizá equiparable, el tiempo lo dirá, a las obras de especialistas como Garin y Kristeller. Es muy posible que la presencia de numerosas citas en latín e italiano, sin traducción, aleje a muchos potenciales lectores, pero es evidente que el autor no pretende divulgar sino profundizar en un tema escasamente cultivado en nuestro país.


En otro sentido, la importancia de la aparición de este duro bocado puede medirse por otra razón. Qué más oportuno, por actual, que hablar del Renacimiento, imagen especular de la Posmodernidad. La distancia entre Renacimiento y Posmodernidad es de cinco siglos, pero nada más. Tienen tanto en común que vale la pena echar una ojeada sobre aquellos momentos de incertidumbre y, a la vez, esperanza de renovación. Ambas son etapas sin definición, sin unidad, plenas de facetas culturales y filosóficas diversas y contradictorias; con atrevidas incursiones en el terreno de la irracionalidad, el misticismo y el orientalismo; proclives al eclecticismo, cuando no al relativismo y al escepticismo, pero incapaces de mostrar una sola cara con claridad. Si la distinción y la claridad son plenamente modernas, el Renacimiento, con todos sus claroscuros, es crisis y negación de lo medieval, igual que la Posmodernidad es crisis y negación de lo moderno.
Publicada en Lateral, en algún número del año 2000.
Auto Cad Tutorials