PARA VIVIR BIEN

"Pero los oligárquicos no dicen lo más importante: si los hombres han formado una comunidad y se han reunido por las riquezas, participan de la ciudad en la misma medida en que participan de la riqueza, de modo que el argumento de los oligárquicos parecería tener fuerza (pues no es justo que participe de las cien minas el que ha aportado una igual que el que ha dado el resto, ni de las minas primitivas ni de sus intereses). Pero los hombres no han formado una comunidad sólo para vivir, sino para vivir bien." Aristóteles, Política III 9

dijous, 14 de gener de 2016

EL CRITERIO DE VERDAD EN DESCARTES

Esa primera verdad hallada, el cogito, Descartes la caracteriza como modelo y fundamento de la certeza: dado que la ha encontrado de forma clara y distinta, la claridad y la distinción se convertirán en el criterio general de verdad o de certeza para la filosofía cartesiana (en el inicio de Med. III, págs. 131-133).
Inmediatamente establece que este criterio de verdad está sujeto a la posibilidad de error bajo el influjo del genio maligno, es decir, que algo puede parecerme claro y distinto y sin embargo ser falso. Esto significa que sólo puedo tomar como punto de partida cierto el hecho de pensar, el cogito, pero no los contenidos de ese pensamiento, por muy claros y distintos que me parezcan. Sólo puedo estar seguro de que poseo estados mentales, ideas, sensaciones, sentimientos, deseos y temores, que es cierto que veo un color azul si lo veo, e incluso si lo sueño, pero no puedo ir más allá de eso que aún forma parte de mi (idealismo subjetivo, solipsismo). Para ir más allá y superar todas las posibilidades de error, hay que neutralizar al genio maligno, tal será la piedra de toque de la parte constructiva de la reflexión cartesiana.

Claridad

  • La claridad se define como aquello que es dado sin oscuridades, a la luz de la razón o del pensamiento.


Distinción

  • La distinción se define como la posibilidad de concebir sin confusiones entre las diferentes partes de lo concebido, es decir, pudiendo separar las partes con claridad y alcanzando una idea unitaria de lo concebido.


Prevención y precipitación

A todo ello, Descartes añade estas recomendaciones:
  • Evitar la precipitación, es decir, aceptar como verdadero lo que aún no es evidente, es decir, claro y distinto; es equivalente a aceptar una idea confusa por exceso de confianza, tomándola por clara y distinta. Es lo opuesto a la prevención.
  • Evitar la prevención, es decir, lo contrario a la precipitación, esto es, negarse a aceptar una idea que es evidente, clara y distinta.

Las fuentes del error

El conocimiento correcto depende del concurso de tres factores (Med. IV, págs. 151-152):
·        La facultad de conocer, o entendimiento.
·        La facultad de elegir, o voluntad.
·        La memoria y la imaginación, que son limitadas.

¿De dónde provienen, pues, los errores? La respuesta de Descartes es que la voluntad nos conduce al error cuando no se contiene en los límites del entendimiento y se extravía, elige lo falso en lugar de lo verdadero como un acto de precipitación (Med. IV, pág. 153). Es importante señalar el carácter psicológico del asentimiento ante la verdad que se manifiesta ante nosotros: la verdad o la mentira reconocidas no generan indiferencia, sino que inclinan la voluntad hacia ellas, para asentir o para negar. Dada la facilidad con que la mente humana se precipita en el error, por no reconocer correctamente la verdad (por exceso prevención), Descartes propone la indiferencia cuando la verdad no sea apreciada con perfecta claridad. Se trata de contener la voluntad dentro de los límites del entendimiento (Met. IV, pág. 154).
De todas formas, el error es compatible con el origen divino de la facultad del entendimiento porque el error es una privación, una forma de no ser derivada de mi precipitación en el uso de mi voluntad de elegir el error o la verdad ante juicios temerarior (Med. IV, págs. 154-155).

Las demostraciones

En sus respuestas a las objeciones recibidas, Descartes establece dos maneras de demostrar (Al., pág. 125):
  • Análisis o resolución: camino por el que una cosa o idea ha sido construida o generada (definición operacional). Es poco convincente.
  • Síntesis: demostrar lo contenido en la conclusiones desde axiomas y definiciones, como hacen los geómetras, es decir, la demostración deductiva, que es la más completa y convincente según las reglas de la lógica.

Descartes ha seguido en sus Meditaciones el método analítico, porque en el terreno de la metafísica es difícil partir del establecimiento de axiomas, y por eso ha preferido un camino más operativo, es decir, la duda metódica.
Auto Cad Tutorials