PARA VIVIR BIEN

"Pero los oligárquicos no dicen lo más importante: si los hombres han formado una comunidad y se han reunido por las riquezas, participan de la ciudad en la misma medida en que participan de la riqueza, de modo que el argumento de los oligárquicos parecería tener fuerza (pues no es justo que participe de las cien minas el que ha aportado una igual que el que ha dado el resto, ni de las minas primitivas ni de sus intereses). Pero los hombres no han formado una comunidad sólo para vivir, sino para vivir bien." Aristóteles, Política III 9

dimecres, 6 de gener de 2016

EL LICEO, ESCUELA DE ARISTÓTELES

1. FUNDACIÓN DEL LICEO


En el año 335 Aristóteles llega a Atenas con el propósito de establecer allí un centro donde proseguir sus estudios y crear escuela, a la manera de la Academia, donde se formó en su juventud. Seguramente la idea de crear una escuela se originó en Assos, cuando hacia el 347 conoció la sede de la Academia que Erasto y Corisco fundarón en aquella ciudad bajo la tutela de Hermias de Atarnéus.
La Academia, entonces regida por Jenócrates (que coincidió con Aristóteles en Assos), no fue el lugar elegido por Aristóteles para continuar sus investigaciones. Aunque hubiese sido bien recibido allí, prefirió establecerse por su cuenta para seguir con su línea empírico-naturalista, sin los estorbos de un director al que consideraba de menor valía intelectual; su fortuna personal y la ayuda de Antípatros, virrey de Macedonia en Atenas, le sirvieron para establecer su escuela propia, en los jardines del santuario dedicado a Apolo Lýkeion (lobuno), que como ocurría también en los jardines del santuario dedicado a Akademos (sede de la Academia) y del santuario del Kynósarges (dedicado a Heracles y sede de la escuela filosófica de Antístenes el Cínico), era un lugar usado generalmente para reuniones públicas, demostraciones oratorias, enseñanzas de los sofistas, etc. De esta manera nació el Liceo.
Estas eran unas instalaciones públicas, cuyo uso privado no suponía ningún coste para Aristóteles: jardines, gimnasio, pórtico (donde practicar el peripatos, es decir, la costumbre de Aristóteles de pasear mientras discutía con sus discípulos y que ha dado un nombre secundario a su filosofía). La adquisición de otras instalaciones era más problemática, porque Aristóteles no era ciudadano de Atenas, sino meteco, lo que le impedía tener propiedades en la ciudad; con la ayuda de Antípatro y otros amigos pudo disponer de algún local donde instalar la biblioteca, la mayor de Atenas en aquel momento, y su jardín botánico y zoológico, donde guardaba muestras disecadas de plantas y animales que el mismo Alejandro le enviaba desde lugares lejanos.

LA ACADEMIA PLATÓNICA Y EL LICEO

Aristóteles prefirió crear su propia escuela para así seguir la línea empírico-naturalista de investigación que había iniciado en Assos y Lesbos, junto a Teofrasto. Su orientación estuvo mucho más centrada en la ciencia natural y la erudición, relegando el misticismo y la matemática (pero no la lógica).
Según parece, el Liceo se encontraba entre el río Lliso y el monte Licabeto, es decir, lejos de la Academia, lo que puede dar idea de la falta de contacto entre ambos centros docentes (a finales de los años 90 descubrió en Atenas los restos de un antiguo gimnasio que pudieron pertenecer a las instalaciones del Liceo; se encuentran sin embargo fuera de la zona donde se creía debía estar ubicado; más información en este artículo de 1997).

En la Academia primaba la línea dialéctico-matemática, con tintes pitagóricos incluso, y la discusión era la actividad más importante, mientras que en el Liceo se impartían clases más formales. En ambas, desde luego, había suficiente libertad de pensamiento y expresión para favorecer la crítica y la originalidad; ambas carecían de una ortodoxia rígida.

En esta reconstrucción se muestra la localización de ambas escuelas, e incluso el Jardín de Epicuro y el pórtico de los estoicos, en relación con el ágora.



2. LA ORGANIZACIÓN DEL LICEO

En el Liceo, el sistema de enseñanza es distinto que en la Academia. Por la mañana se impartían clases científicas o akroáticas, de carácter teórico y de mayor dificultad; eran dirigidas a los estudiantes de la escuela. Por la tarde, Aristóteles impartía conferencias de retórica o sobre temas de interés más general, dirigidas a un público más amplio y llamadas por ello exotéricas.
El alcance de las enseñanzas aristotélicas es más amplio que en el caso de la Academia, centrada esta en lo más abstracto del conocimiento matemático. En el Liceo empiezan a esbozarse las estructuras de las modernas universidades, donde los estudiantes trabajan en equipos de investigación, clasificación, catalogación, etc.

SISTEMA DIDÁCTICO
El sistema didáctico de Aristóteles era el siguiente:

1. exposición de una materia determinada
2. discusión acerca de lo tratado
3. anotación de los conocimientos adquiridos, notas que se recopilaban en monografías o tratados.

Aristóteles solía reexplicar una materia dada después de pasado un tiempo. Esta materia sufría, pues, una revisión. Se dice que muchas de sus obras no son más que una recopilación de apuntes revisados muchas veces a lo largo de la vida docente de Aristóteles.

3. LOS SUCESORES DE ARISTÓTELES

TEOFRASTO DE LESBOS

Sucedió a Aristóteles en la dirección de la escuela, en los duros años de la muerte de Alejandro y la acusación contra Aristóteles (323-322 a. C.). Como los macedonios nombraron dictador de Atenas a Demetrio Faleros, que había sido discípulo del Liceo, las instalaciones crecieron con nuevas donaciones públicas.
Su labor prosiguió con el espíritu empírico, naturalista y positivista de la filosofía peripatética, sobre todo en su vertiente biológica, y concluyó los trabajos de botánica de su maestro. Su Historia de las plantas y Etiología de las plantas fueron la base de la botánica medieval. También se hizo cargo de la gran biblioteca que Aristóteles había creado a lo largo de los años (se dice que fue el primero en interesarse por acumular libros para fines académicos), y en la que se incluían las obras originales de maestro fundador, ahora perdidas.
Trató de historiar la filosofía desde Tales hasta Platón, tarea que se condensó en el libro Opiniones físicas u opiniones de los físicos, en 16 o 18 libros, compendiados más tarde en dos volúmenes. Sólo se conserva el último libro, titulado "Sobre la sensación". Del primer libro de esta obra, titulado "Sobre los principios materiales",  Simplicio copió algunos extractos, aprovechando también los comentarios del peripatético Alejandro de Afrodisia. Escribió también textos sobre Anaxímenes, Empédocles, Anaxágoras, Arquelao de Atenas y Demócrito, que se han perdido. Se sabe que sus juicios sobre estos autores estaban muy influenciados por Aristóteles. También escribió un libro contra el matrimonio.
A Teofrasto lo sucedió Estratón en la dirección del Liceo. Sin embargo, la sucesión fue problemática. Teofrasto había pensado en Neleo como candidato, hasta el punto de cederle la custodia de la biblioteca, pero al morir, sus discípulos eligieron a Stratón de Lampsaco. Neleo, ofendido, se retiró a su ciudad natal, llevándose consigo la biblioteca que había heredado de Teofrasto, es decir, todos los libros que Aristóteles había recopilado, más los manuscritos de sus propias obras. Esto explica que las obras originales de Aristóteles se hayan perdido y sólo se conserven las notas que sus alumnos tomaron cuando impartía sus enseñanzas.

ESTRATÓN

Stratón siguió la línea empirista de sus predecesores, pero tras su muerte el Liceo quedó relegado a una simple escuela de retórica (Mosterín, Historia de la filosofía... 5, pág. 38).

EUDEMO DE RODAS

Se conservan algunos fragmentos de sus escritos sobre historia de las ciencias, dedicados a astronomía y matemáticas. También escribió una Historia de la teología.

ARISTOXENO

Desarrolló la armónica o teoría de la música. También escribió sobre Pitágoras.

ALEJANDRO DE AFRODISIA

Vivió entre los siglos III y II a. C., y fue un destacado comentarista peripatético, cuya obra sobre la metafísica de Aristóteles sirvió de base a Simplicio. Se sabe que ocupo la dirección del Liceo entre el año 211 y el 198. Se enfrentó a los estoicos y adoptó posturas cercanas al conceptualismo y el nominalismo respecto al problema de los universales.

MENÓN

Escribió una historia de la medicina.

ANDRÓNICO DE RODAS

Onceavo sucesor de Aristóteles en el Liceo, es el editor de sus obras tal y como las conocemos actualmente.
  

4. EL FINAL DEL LICEO

El Liceo, en tanto que lugar físico, fue destruido por Sila en su ataque a Atenas, en marzo del año 86 a. C. Hay que decir que Sila era un mal tipo, nada interesado por la cultura sino más bien por los placeres materiales, el vino y el amor, y la riqueza (Plutarco, Sila II); engreído y vanidoso, disoluto y compulsivo (Sila VI), inconsecuente y excesivo en el mando y el uso del poder, codicioso de gloria y extremada y gratuitamente cruel (Sila XXX-XXXI).
Mitrídates, rey de Ponto, se había sublevado contra el poder de Roma, y había conquistado para los griegos buena parte del Asia Menor. Sila se hizo cargo de la reconquista de esa provincia para Roma (Sila XI-XII). Ya en el Ática, falto de madera, Sila se vio obligado a talar árboles delos alrededores de Atenas, incluyendo los jardines de la Academia, que eran los más densos, y del Liceo (Sila XII). “Cuando tomó la ciudad de Atenas, trató con dureza a los atenienses, porque, a lo que se dice, insultaron con burla y sarcasmos a Metela [su esposa] desde la muralla” (Sila VI). Tomó la ciudad el 1 de marzo de 86 a. C. Arrasó la ciudad sagrada de la filosofia, causando terror y espanto entre la población, dando a sus soldados entera libertad para la rapiña y la matanza de civiles.
En contrapartida, Sila se apropió de la biblioteca de Atelycon de Teyo, donde se conservaban las obras de Aristóteles y Teofrasto, que pasaron a Roma y cayeron en manos de Tiramión el Gramático, que hizo copias, y de él pasaron a Andrónico de Rodas, que editó los tratados de la escuela, aunque no los textos originales de Aristóteles (Plutarco, Sila XXVI).




Auto Cad Tutorials